La frase “la unión hace la fuerza” se encuentra representada en su máxima expresión por los clusters, es decir, grupo de empresas relacionadas entre sí que trabajan en un mismo sector y que se unen para obtener beneficios comunes.

En esta columna hemos abordado de forma constante los beneficios que el marcado actual tiene para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), los clusters son uno de ellos.

Para las mipymes, la cooperación con otras empresas de su mismo tamaño se conforma como una alternativa que les permite aprovechar las ventajas competitivas de las compañías con las que se asocian.

Un cluster es una especie de grupo que va tejiendo un entramado de relaciones que se desarrollan normalmente en un ámbito geográfico concreto limitado, es decir, un mismo espacio físico, formando los llamados clusters.

Esta necesidad del establecimiento de relaciones con otras empresas se basa en contar con clientes y proveedores que abonen de distintas maneras al crecimiento del grupo.

Se sabe, por ejemplo, que México cuenta con un mapa de clusters desarrollado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), el cual cuenta con una metodología de sectores estratégicos desarrollada por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm).

El objetivo del proyecto es identificar los activos de una región del país para crear las conexiones necesarias entre el sector público y privado, con el fin de mejorar el desarrollo económico regional y brindarle visibilidad a nivel bilateral e internacional.

Otro ejemplo es el que reporta el estudio Explosión de la industria automotriz en México, realizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung de México, donde se indica que la región del Bajío se viene convirtiendo en uno de los clusters más dinámicos de México.

Un sector que ha explotado este estilo de trabajo es el de las tecnologías, en el país existen 38 clusters tan solo de alta tecnología, en Morelia se encuentra el cluster TIM, dedicado a las tecnologías de la tnformación.

Además se han generado este tipo de proyectos en la industrialización de productos como el aguacate y el limón al interior del estado.

Algunas de las ventajas de pertenecer a un cluster son, entre otras, facilitar el contacto entre empresas y otros agentes del mismo negocio, ser un motor de activación y vinculación, encontrar proveedores que ofrezcan mejores costos de materia prima y acceder a proyectos de interés común, tanto a nivel nacional como internacional.

Lo más importante: como emprendedores, debemos estar atentos a este tipo de proyectos como los clusters para conformar con otras empresas estrategias que sean benéficas para todos.

Facebook: @JesusMelgozaV
Twitter: @jesus_melgozav