Ahora que estamos iniciando el mes de abril, quiero hacerles conciencia a través de este medio, de que el primer domingo de abril, como domingo último de cuaresma es el día de la caridad, el día que hacemos la colecta para poder ofrecer nuestra caridad, nuestro servicio, nuestro amor a los más pobres a los más necesitados y con esto poder tener el fondo de Cáritas necesita ya para los programas que se tienen y también para poder ir mejorando e ir ofreciendo atención de calidad sobre todo a los más pobres, a los enfermos, a los necesitados.

Hoy estamos en este empeño de ir ampliando los centros de escucha para atender a las víctimas de la violencia estamos buscando fortalecer la pastoral de la salud para atender a los enfermos, estamos buscando implementar programas de atención para las personas de calle, las personas que no tienen lugar donde vivir o que no tienen para comer y poder hacer comedor y estancias, albergues, que puedan servir a nuestros hermanos más necesitados.

También tenemos en esta fecha la Jornada Mundial de la Salud, que es la oportunidad de hacer un llamado a todos para que cuidemos nuestra salud, ojalá que todos nos esforcemos por tener una alimentación sana, comamos más frutas y verduras y que busquemos tener el adecuado equilibrio nutricional en nuestros alimentos y también podamos hacer ejercicio y tener una manera concreta de estar dándole el mejor mantenimiento al cuerpo y quienes estén enfermos puedan ser cuidadosos para tomar sus medicamentos, ojala que celebrar el Día Mundial de la Salud todos renovemos el compromiso por cuidar nuestra propia salud y ayudar a nuestros hermanos a que cuiden la suya propia; podamos ser muy generosos para colaborar con esta jornada de la caridad, que podamos estar muy preocupados por atender a nuestros hermanos enfermos, por cuidar nuestra propia salud y por estar siempre dispuestos ayudar a quienes más lo necesiten.

Los bendigo, el señor este con ustedes, la bendición de Dios omnipotente, padre, hijo y espíritu santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre, amen.