Las líneas aéreas podrán efectuar escalas en los puntos de las rutas acordadas conjuntamente por las autoridades aeronáuticas

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Los senadores integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores aprobaron por unanimidad el dictamen que contiene el Acuerdo sobre Transporte Aéreo entre México y Estados Unidos, firmado por el Presidente de la República en Washington D.C., Estados Unidos, el pasado 18 de diciembre de 2015.

Dicho convenio bilateral contiene diversas disposiciones que permitirán a ambos países designar cualquier número de aerolíneas para la operación del transporte aéreo internacional, tanto de pasajeros como de carga, sin que existan restricciones en el número de frecuencias, capacidad y tipos de aeronaves.

Asimismo, prohíbe limitar unilateralmente el volumen de tráfico, la frecuencia o regularidad del servicio, los tipos de aeronaves operadas por las líneas aéreas de cada país, excepto cuando se requiera por razones aduaneras, técnicas, operativas o ambientales.

Establece que las líneas aéreas designadas por cada uno de los países podrán efectuar vuelos a través del territorio del otro país sin aterrizar; efectuar escalas en el territorio de la otra parte para fines no comerciales, y efectuar escalas en los puntos de las rutas acordadas conjuntamente por las autoridades aeronáuticas de ambos países, en el entendido de que se prohíbe expresamente el cabotaje.

En el artículo 8 del acuerdo se prevé una serie de oportunidades comerciales para las aerolíneas, entre las cuales está la prestación de servicios intermodales, permitiendo realizar el transporte terrestre de carga.

Gabriela Cuevas Barron, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, propuso realizar un recorrido por el Aeropuerto de la Ciudad de México, junto con funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para conocer el funcionamiento de las terminales actuales y del proyecto que se llevará a cabo.

Marcela Guerra Castillo, secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que el acuerdo representa una oportunidad para la transformación estructural del sector aéreo, ya que es necesaria la equidad para incrementar la competitividad, seguridad, operatividad y mejores prácticas regulatorias de la industria en México.

Apoya nuevos esquemas de comercio, se incentiva la apertura de nuevas rutas y destinos, y se fomenta el turismo; “se potencia un mercado, y se refleja en tarifas más justas”, dijo.

Ana Gabriela Guevara Espinoza, secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, advirtió que el Aeropuerto de la Ciudad de México está rebasado por el tráfico aéreo que tiene, y la seguridad aún es un tema pendiente en los aeropuertos.

Detalló que no existe un control de entrada y salida, por lo que no se sabe a qué viene cada persona a México, lo que conlleva a una baja competitividad porque no se conoce al mercado. Además, los formatos migratorios son archivo muerto.

Manuel Humberto Cota Jiménez, integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que actualmente la apertura y la conectividad deben estar reflejadas en las decisiones del gobierno, y ratificadas por el Senado de la República.

Refirió que todo tratado que México firme con otro país, siempre debe ir en consonancia con el crecimiento interno; por lo que también es necesario revisar la conectividad en el interior del país.

La subsecretaria de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Yuriria Mascott Pérez, detalló que el tráfico aéreo entre México y Estados Unidos es el principal destino de transporte aéreo internacional de pasajeros, pues representó 68.5 por ciento durante el año pasado.

Dijo que el acuerdo incrementa las alternativas para los usuarios, ya que será la demanda la que determine qué aerolíneas serán las que volarán en una ruta; amplía los espacios de crecimiento para las líneas aéreas mexicanas, porque podrán volar a cualquier ciudad de los dos países; y preserva el mercado doméstico, porque prohíbe el cabotaje en cualquiera de sus modalidades.

El presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes, Alfonso Allard Barroso, explicó que el año pasado se realizaron más de dos mil vuelos, con 200 mil pasajeros por día, lo que generó 150 mil empleos directos y 750 mil indirectos, lo que representa alrededor del 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Dijo que el acuerdo traerá más beneficios al consumidor, como: reducción de tarifas, mayor flujo de pasajeros, el país será más atractivo para la conectividad, y habrá más destinos y frecuencias. Comentó: si movimos a 73 millones de pasajeros, con este acuerdo podríamos llegar a 100 o 120 millones.

Por otra parte, la Comisión de Relaciones Exteriores también aprobó por unanimidad un dictamen que autoriza la salida de tropas nacionales de los límites del país, a fin de participar en la competencia denominada ‘Fuerzas de Comando 2016’, que se llevará a cabo del 30 de abril al 13 de mayo del año en curso, en Lima, Perú.

Los ejercicios militares tienen como objetivo desarrollar y mantener alianzas regionales, incrementar las relaciones militares, promover la seguridad regional, así como mejorar el entrenamiento, interoperabilidad y capacidad de las fuerzas especiales.

El Ejército y Fuerza Aérea participaría con los siguientes elementos: un general y un oficial, como participantes en el ‘Seminario Líderes Superiores’; un jefe, tres oficiales y cuatro de Tropa, como participantes en el evento con su armamento y equipo orgánico. El traslado del personal militar será en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana con su respectiva tripulación, detalla.

A la reunión ordinaria de la Comisión de Relaciones Exteriores también asistieron los senadores Roberto Armando Albores Gleason, del Grupo Parlamentario del Partido REvolucionario Institucional (PRI), y María de los Ángeles Verónica González Rodríguez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD).