Al tener un olfato más desarrollado, las mascotas como perros o gatos sufren más las afectaciones ambientales

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- México ha padecido en los últimos meses una contaminación ambiental insospechada y causada, principalmente, por los más de 100 incendios forestales registrados en diversos estados. Por supuesto, las grandes corporaciones y el parque automotriz también son culpables del problema.

Los seres humanos no son los únicos que están expuestos a la contingencia ambiental. Todos los seres vivos sufren las consecuencias del elevado nivel de polución. Entre ellos están nuestras mascotas, en especial los perros, quienes tienen un olfato mucho más desarrollado y, por tanto, sufren más la contaminación del aire.

Debemos adoptar una serie de medidas para evitar que nuestros canes respiren el aire contaminado. En primer lugar, una recomendación casi obligatoria es reducir sus salidas de casa. Si tienen que salir a hacer sus necesidades, procuremos que las hagan lo más pronto posible para que no se expongan mucho tiempo al ambiente.

La sugerencia se basa en las recomendaciones dadas por las autoridades a la sociedad para evitar el desarrollo de enfermedades respiratorias. Entre ellas, figura la de no realizar actividad física al aire libre, especialmente entre las 11:00 y las 19:00 horas. También se aconseja no permanecer demasiado tiempo fuera de casa, y huir de todo ejercicio que nos cause agitación.

De acuerdo con PETSLATINOS, otra consideración importante es proteger los bebedores y platos de comida de los animales. De esta manera, no estarán expuestos a los contaminantes. En caso de que acostumbremos a que permanezcan en el patio o azotea, lo mejor es que se encuentren en el interior de la casa y evitar así que respiren el aire con partículas nocivas.

En el caso de los gatos, no deben asomarse por las ventanas abiertas ni salir de la casa. Una larga exposición al aire contaminado pueden ocasionarles alguna enfermedad respiratoria o resequedad en los ojos.

Por otra parte, si tenemos aves en casa y acostumbramos sacarlas al patio o a la azotea para que tomen sol, lo más recomendable es que lo hagamos por un breve período, pues el sistema respiratorio de estos animales es muy delicado.

La limpieza es otro factor necesario que debemos considerar. Es necesario trapear constantemente el patio o la azotea, para que las partículas que trae el aire no se acumulen en nuestro hogar. No queremos que nuestros hijos ni nuestras mascotas entren en contacto con ellas.

En caso de que notemos anomalías en nuestras mascotas, es nuestra obligación llevarlas al veterinario lo más rápido posible, para que la alergia o enfermedad no cause mayores complicaciones. Los síntomas más comunes son fatiga, problemas para respirar, falta de apetito y tristeza en general.

En la medida que sea posible, también podemos darle un refugio temporal a animales callejeros. Recordemos que todos los seres vivos estamos expuestos a las partículas contaminantes. En cuanto a las mascotas, las que sufren más durante estos periodos son aquellas que tienen más edad.

No bajar la guardia

Especialistas y autoridades sugieren mantenernos prevenidos ante cualquier situación que pueda ocurrir. Las partículas contaminantes se encuentran en el medio ambiente, y en cualquier momento puede desencadenarse un estado de contingencia ambiental.

Los seres humanos estamos expuestos a las enfermedades respiratorias. Los síntomas más comunes son irritación en la garganta, irritación ocultar, opresión en el pecho y dificultad para respirar. Una exposición prolongada a este ambiente contaminado puede ocasionar enfermedades terminales como el cáncer.

En períodos de alerta debemos mantenernos siempre hidratados. Además, no usar lentes de contacto y en caso de sufrir molestias para respirar debemos acudir al médico. Un diagnóstico oportuno puede salvarnos la vida.