Se les aseguró motosierras y unas cinco camionetas (Foto: RED 113)

Uruapan, Michoacán (MiMorelia.com).- Al menos seis personas que se dedicaban a derribar árboles en terrenos de la comunidad indígena de San Francisco Uruapan, junto a una reserva ecológica, fueron retenidos por la policía y comuneros, a quienes se les aseguró motosierras y unas cinco camionetas, doble rodado que fueron incendiadas; un pequeño grupo de simpatizantes y familiares, presionan para que los liberen. Mantienen en su poder tres autobuses de pasajeros.

El grupo de talamontes ha sido identificado como el que recientemente devastó la reserva ecológica de “potrero grande”, donde incluso utilizaron maquinaria pesada del Ayuntamiento, para abrir brechas. Entre los retenidos están, Rogelio V., Moisés y Ángel S., entre otros.

Se maneja extraoficialmente que los talamontes fueron sorprendidos talando árboles de manera clandestina en un cerro cercano a “potrero grande”, donde divide los límites de Capacuaro y San Francisco Uruapan, por lo que fueron puestos a disposición de la autoridad competente.

La tarde de este domingo, un reducido grupo de individuos, familiares y amigos de los talamontes, bloquearon por unas dos horas el entronque a Los Reyes, de la carretera Uruapan-Paracho. Pero de nueva cuenta este lunes al mediodía, de nueva establecieron un bloqueo en dicha desviación.

Por la noche, secuestraron tres autobuses, dos de la línea Purhépechas y uno de Primera Plus, los cuales mantienen en la plaza de Capacuaro, pero no cuentan con la simpatía de la mayoría del pueblo. Al momento de su detención, bajaron a los pasajeros, entre niños, mujeres y adultos mayores, con todo y equipaje, fueron abandonados a su suerte en medio de la lluvia y del intenso frío.

Hasta el momento ninguna autoridad ha informado nada al respecto, como tampoco ha intervenido para liberar la vía carretera que está afectando a cientos de automovilistas que se han inconformado con este grupúsculo de talamontes.

AV