mesera, restaurante, niño víctima
La camarera notó que el niño presentaba múltiples contusiones y moretones en los brazos y cara (Foto ilustrativa: pixabay)

Estados Unidos (MiMorelia.com).- Una mesera de un restaurante en Orlando, Florida, salvó probablemente la vida de un niño de 11 años víctima de torturas y abusos al lograr que el menor, quien estaba sentado a la mesa con sus padres, le respondiera con señales secretas que necesitaba ayuda.

Los hechos se suscitaron en el restaurante Mrs. Potato, cuando dos adultos y dos menores se sentaron a la mesa y la mesera, Flavine Carvalho, fue a tomarles la orden.

Al acercarse, la camarera notó que el niño presentaba múltiples contusiones y moretones en los brazos y cara. Tras comprobar que el padre no ordenó ningún alimento para el chico y ver al niño con actitud tímida, fue que la mujer decidió no quedarse de brazos cruzados.

La mesera escribió una nota que decía “Do you need help? Ok” (¿necesitas ayuda?, ok) y se la mostró al niño mientras estaba de pie detrás del hombre para que éste no pudiera verla.

El niño negó con una señal, quizá atemorizado, pero continuó mirando fijamente a la mujer, por lo que Carvalho volvió a preguntarle si necesitaba ayuda con otra nota, y esta vez el niño asintió con la cabeza, según informó CNN.

Inmediatamente, la mujer llamó a la línea de emergencia 911 y le relató lo sucedido a la policía de Orlando, por lo que enviaron una patrulla al restaurante.

En entrevista con los detectives, el niño relató incidentes de maltrato y torturas por parte de sus padres, precisó que lo ataban con correas a los tobillos y el cuello para colgarlo boca debajo de una puerta.

También lo esposaban, le golpeaban con una escoba y le ataban a una plataforma rodante.

Los padres del menor fueron arrestados y acusados con cargos de abuso agravado de menores, así como negligencia infantil.

La Policía de Orlando alabó el coraje mostrado por Carvalho y el cuidado hacia un niño que no conocía.

Por: Redacción/SJS