Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Nahuatzen, Michoacán (MiMorelia.com).- Sin que se registrara ninguna manifestación o amenaza de enfrentamiento, pobladores, amigos y familiares del alcalde de Nahuatzen, David Otlica Avilés recibieron con tristeza, llanto y pena, el cuerpo del ex perredista después del mediodía de este jueves.

Le puede interesar: Arrestan a presunto asesino de presidente de Nahuatzen

El cortejo fúnebre, partió de la capital michoacana rumbo al municipio indígena después de las 10:00 de la mañana para que los restos del edil asesinado el 23 de abril en la comunidad de Las Mesas en el municipio de Coeneo, sean sepultados en el Panteón municipal.

Con flores, aplausos y algunas consignas como “David vive, la lucha sigue” los pobladores se despidieron del alcalde que logró el triunfo en las pasadas elecciones bajo el cobijo de la coalición del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Verde Ecologista de México (PVEM), pero hace unos meses el edil renunció a su militancia junto con más perredistas de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN).

(Foto: Guadalupe Martínez)

En la misa que ofreció el padre Francisco Gracián, denunció que las autoridades en muchas ocasiones dejan crecer los problemas de tipo político como el que sucedió en Nahuatzen, y ya cuando se presenta lamentablemente una desgracia, sólo acuden al lugar como “apagafuegos”, mientras que las comunidades se quedan en la desesperanza.

En la homilía, el sacerdote criticó el actuar de los poderes para resolver las demandas de los ciudadanos, por lo cual consideró que se debe tener en todo momento un mayor acercamiento con los pobladores del estado donde se priorice el diálogo para que los problemas no se salgan de control.

El clérigo del municipio indígena, consideró que los ciudadanos no deben hacer “justicia por su propia mano”, ya que para ello están los poderes encargados de atender todos los reclamos que suena a la sociedad michoacana, el problema, insistió, es que los funcionarios sólo actúan como “apagafuegos”.

“Todos son hermanos y ciudadanos con cabeza y corazón que pensamos inteligentemente antes de realizar alguna barbaridad. Debemos siempre dialogar con todos para que haya paz. Qué tristeza que esta comunidad tenga tantos años con esta misma situación”, expresó.

También, el sacerdote, calificó el homicidio como un hecho doloroso e indignante, por lo cual, destacó que aún las autoridades requieren de mayores esfuerzos para mejorar el ambiente.

(Foto: Guadalupe Martínez)

CA