Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Entre un 20 y un 91 por ciento han disminuido las denuncias por delitos de alto impacto -secuestros y extorsiones- en el actual gobierno de Silvano Aureoles Conejo con respecto a las de sus tres antecesores. Sólo hay un incremento en cuanto a las de homicidios dolosos. Para tal medición se tomaron en cuenta los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), correspondientes para el caso de la actual administración michoacana, sus primeros seis meses, los cuales corren de octubre de 2015 cuando entró en funciones, a marzo pasado, últimas cifras oficiales. También el semestre inicial de los anteriores jefes del Poder Ejecutivo estatal. Es en las extorsiones donde se refleja la mayor reducción. Durante el periodo citado de Aureoles Conejo se iniciaron apenas 16 averiguaciones previas por ese ilícito, que tuvieron su tope en los primeros seis meses de la gestión de Fausto Vallejo Figueroa, con 178, de ahí la baja de 91 puntos porcentuales. Para el lapso vallejista, quien tomó protesta del cargo el 15 de febrero de 2012, las estadísticas abarcaron todo ese mes y hasta julio siguiente. Mientras que con Jesús Reyna García, cuyo lapso para el reporte semestral es de abril a septiembre de 2013, cuando sustituyó de manera interina a Fausto Vallejo, se dieron 112 quejas ante ministerios públicos por el referido delito, y con Salvador Jara Guerrero, que arrancó el 20 de junio de 2014, se midieron ese mes completo, prolongándose a noviembre del mismo año, donde hubo 51, para el segundo menor de los cuatro. Respecto a secuestros, en la vigente gestión se registraron 14 denuncias, contra 97 en la de Reyna García, la más alta, que significa un descenso de 82.56 por ciento. Pero si se compara a la de Vallejo Figueroa, donde alcanzaron 69, es de 48.71 por ciento. Igual la del ex rector de la Universidad Michoacana fue la segunda, al tener 21. Únicamente en los homicidios, el de Aureoles Conejo reportó la mayor cantidad de indagatorias iniciadas en su semestre. Sumaron 477, contrario a la de Fausto Vallejo, que alcanzó 354; es decir, aquí se dio un aumento de 34.74 por ciento entre ambas administraciones. En este ilícito de alto impacto, conocido también como ejecuciones generalmente atribuidas al crimen organizado, durante el periodo correspondiente de Jesús Reyna la contabilidad fue de 437, y en la de Jara Guerrero 412. De igual manera, en la estadística del SESNSP se incluyó el robo de vehículos. La menor ocurrió con Silvano Aureoles y 2 mil 541 demandas, un 20 por ciento menos a las 3 mil 173 durante el periodo fautista, la más alta. En tanto, 3 mil 050 en la etapa de Reyna y 2 mil 998 en la del hoy Subsecretario de Educación Media Superior y Superior. Lo anterior da cuenta de que la estrategia federal, iniciada en 2014, rinde frutos cuando menos en esos delitos de alto impacto, máxime tras el desmantelamiento del grupo delincuencial ‘Los Caballeros Templarios’. El actual gobernador implementa el Mando Único en los municipios, que permitirán tener una sola policía en la entidad. Cabe anotar que Reyna García se encuentra desde 2014 recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de El Altiplano, bajo acusaciones de vínculos a la delincuencia organizada. Sin embargo, hay rumores de su eventual traslado al Cereso “Lic. David Franco Rodríguez” o Mil Cumbres, de Charo, Michoacán.