La CEDH exhorta a que se realicen las investigaciones respectivas y se brinden las medidas de protección necesarias (Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) externa su más enérgico rechazo ante los recientes agravios y amenazas a periodistas michoacanos en el ejercicio de su actividad.

El ombudsperson, Víctor Manuel Serrato Lozano, instruyó a los visitadores Regionales de Morelia, Juan Plancarte Esquivel y de Zamora, Víctor Villanueva Hernández, mantenerse al tanto del curso de los acontecimientos, y en caso de ser necesario, brindar el acompañamiento debido para fortalecer las actuaciones de las autoridades.

En La Piedad, el periodista Bruno Eduardo Aceves, en un evento del exvocero de las autodefensas michoacanas, José Manuel Mireles Valverde, se ordenó que desalojar al periodista por interrumpirlo durante su intervención.

En Zacapu, la periodista Alejandra Jiménez García, fue objeto de amenazas, presuntamente de grupos dedicados a la tala de montes, ello derivado de trabajos periodísticos en los que da cuenta de este fenómeno.

La intimidación, las amenazas, los insultos, las agresiones físicas, los asesinatos de periodistas y la destrucción de sus equipos de trabajo constituyen una clara violación a sus derechos humanos, y son conductas que atentan contra la libertad de expresión.

La libertad de expresión es un derecho humano que consiste en expresar, recibir y difundir opiniones, pensamientos e informaciones, por cualquier medio posible, sin restricción de fronteras y sin otro límite que los derechos de terceros, la protección de la seguridad nacional, el orden, la salud o la moral pública.

PO