Rafael Duarte Pereda, deberá comparecer ante un juez por su presunta responsabilidad en el delito de abuso sexual agravado

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Este miércoles se dieron a conocer resultados de las primeras pruebas psicológicas aplicadas a dos menores del Colegio Montessori Matatena, donde se concluyó que existió abuso sexual por parte de Rafael Leopoldo Duarte Pereda, esposo de la directora del kínder, Patricia Guitián.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) llevó a cabo los peritajes en los pequeños de 3 y 4 años respectivamente, se trata de las llamadas Pruebas Periciales en Psicología, así como la Prueba de Bosty, un personaje animado interactivo que sirve para recabar la declaración de los menores de edad en su calidad de víctima o testigo de un delito.

El abogado de los padres de las víctimas, Víctor Carrillo Estrada, afirmó que “apenas son los primeros estudios psicológicos ya con un resultado, de los que se desprende que hay una agresión sexual, de los que se desprende una responsabilidad directa por parte del probable responsable”.

Carrillo agrego que el Ministerio Público cuenta con las declaraciones de al menos cinco menores afectados, así como un video y otras pruebas, con las cuales puede solicitar la orden de aprehensión.

Ante los hechos, deberá comparecer ante un juez por su presunta responsabilidad en el delito de abuso sexual agravado.

El pasado 28 de abril, el presunto culpable presentí su declaración por escrito y se declaró inocente de las imputaciones.

Por su parte, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ordenó la suspensión de los funcionarios de la Coordinación Sectorial de Educación Preescolar que habrían actuado con negligencia e ineficiencia en el caso, sin embargo no se dieron a conocer los nombre ni el número de funcionarios que fueron cesados.

El pasado 9 de abril, padres de familia interpusieron una demanda por un caso de presunto abuso sexual contra cinco niños que asistían al kínder Montessori-Matatena, ubicado en la colonia Extremadura de la Ciudad de México.

El jueves 28 de abril, un grupo de al menos 60 padres y madres de familia que apoyan a los denunciantes se manifestaron frente a las instalaciones de la PGJDF, para exigir a las autoridades que las indagatorias lleguen hasta las últimas consecuencias.