(Foto Facebook: Instituto del Artesano Michoacano)

Morelia, Michoacán (Boletín).-  El Pleno de la LXXIV Legislatura Local aprobó las reformas a la Ley de Turismo del Estado, propuestas por la coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, Araceli Saucedo Reyes, en la que se establece que la Secretaría de Turismo tendrá que coordinarse con el Instituto del Artesano Michoacano, para promover el desarrollo de rutas o corredores artesanales en los principales destinos turísticos de Michoacán.

En ese contexto, se establece fortalecer la promoción para que se pueda dar a conocer y propiciar la visita de los turistas a los espacios dedicados a la producción y/o comercialización de las artesanías de la región o de la localidad de que se trate.

Además, en la reforma se establece que se deberán impulsar apoyos a los artesanos para la implementación de talleres turísticos artesanales, con el fin de configurar los espacios que permitan la convivencia entre el artesano y el visitante.

“Es positivo apoyar a los artesanos para que acondicionen sus talleres tradicionales y se pueda dar la convivencia con los visitantes, los que podrán observar el proceso de elaboración de las artesanías o vivir la experiencia de trabajar como lo hace un artesano”.

(Foto: Cortesía)

Con esta reforma se tendrán que establecer los mecanismos necesarios, para fortalecer la relación entre el turismo y la oferta de artesanías, con el objetivo de incrementar las opciones de comercialización de las mismas.

Araceli Saucedo dijo que Michoacán, se encuentra en la tercera posición nacional en materia de artesanías, solo por debajo de Oaxaca y Chiapas. De acuerdo a información emitida por el Instituto del Artesano Michoacano, en el estado de Michoacán, se cuenta con aproximadamente 35 mil artesanos, en su gran mayoría de ascendencia indígena que tienen a la producción artesanal como su principal fuente de sustento económico, los cuáles en su mayoría viven en condiciones de pobreza.

(Foto Facebook: Instituto del Artesano Michoacano)

“Los artesanos michoacanos, además de los problemas que tienen por falta de crédito, dificultades para la obtención de la materia prima, ausencia de servicios sociales, intermediarismo y carencia de canales adecuados de comercialización, tienen el reto de la venta de sus artesanías en un comercio justo, cuya derrama económica contribuya al desarrollo y progreso de sus comunidades».

JRR