Ciudad de México (MiMorelia.com).- La Catrina es un personaje que ha tomado fama a lo largo de la historia y la celebración de la Noche de Muertos tanto en Michoacán, como en todo México. Se ha vuelto artesanía que resalta la riqueza formal y espiritual del país.

La Catrina fue creada por el célebre grabador, caricaturista e ilustrador, José Guadalupe Posada en 1910. En realidad se llamaba Calavera Garbancera y fue plasmada en un grabado en metal, parara criticar a quienes eran conocidos precisamente como “garbanceros”, es decir, aquellas personas que tenían sangre indígena pero pretendían ser europeos, renegando de sus raíces y de su cultura.

La calavera de Posada no tiene ropa, sólo un sombrero. Así su autor criticaba a aquellos que querían aparentar un estilo de vida que no les correspondía.

«La muerte, es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera», señaló en su momento Posada.

catrina-original

Tiempo después, durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, se empezaron a popularizar textos escritos por la clase media que criticaban tanto a la situación del país como de las clases privilegiadas.

Los textos satíricos y burlones eran acompañados de dibujos de cráneos y esqueletos se empezaron a reproducir en los periódicos llamados de combate. Estas eran calaveras vestidas con ropas de gala, bebiendo pulque, montadas a caballo, en fiestas de la alta sociedad o de un barrio… todas para retratar la miseria, los errores políticos, la hipocresía de una sociedad, como es el caso de “La Catrina”.

La palabra «catrín» definía a un hombre elegante y bien vestido, el cual iba acompañado de alguna dama con las mismas características; este estilo fue una imagen clásica de la aristocracia de fines del siglo XIX y principios del XX. Es por ello que, al darle una vestimenta de ese tipo, Diego Rivera convirtió a “La Calavera Garbancera” en “La Catrina”.

Diego Rivera fue quien le dio su atuendo característico, con su estola de plumas, al plasmarla en su mural ‘Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central’, donde la calavera aparece con su creador, José Guadalupe Posada y una versión infantil de Rivera y con Frida Kahlo.

Actualmente La Catrina se ha convertido en un ícono de México, especialmente durante la celebración a los muertos, incluso, sus figuras, hechas principalmente de papel o de barro, se comercializan dentro y fuera del país.

catrinas-capula

Capula, la casa de La Catrina

La tenencia de Capula, ubicada en el municipio de Morelia, se caracteriza por elaborar productos hechos a base de barro cocido y decorado, entre ellos, las catrinas.

Por ello, del 22 de octubre al 3 de noviembre realiza su tradicional Feria de La Catrina, en donde se comercializan cientos de piezas de diferentes tamaños, precios y decorados

De acuerdo con datos de autoridades locales, las ventas de estas artesanías van en aumento, ya que hay compradores de otras entidades como Quintana Roo, Nuevo León, Oaxaca, Estado de México, Sonora o Veracruz, quienes adquieren de mil hasta mil 500 piezas cada bimestre.