Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción). – Entre flores, comida, bebida, banda de música o mariachis, con gorras, cigarros, lentes, sombreros, se lleva a cabo la fiesta de las ñatitas o cráneos humanos que de acuerdo a la tradición de Bolivia tiene poderes milagrosos.

Este culto prehispánico reunió el pasado miércoles a miles de personas en el cementerio de La Paz, el más antiguo de Bolivia que data de 1826 –un año después de la fundación de la República-  de donde se extraen cráneos de sepulcros olvidados o son restos de familiares que pasan de generación en generación para que los devotos los lleven a sus casas y las guarden dentro de urnas y de este modo cada 8 de noviembre rendirles tributo.

Los cráneos suelen ser adornados con sombreros, gorros de lana, coronas de flores o lienzos. Algunos llenan las cavidades con algodón, les encienden velas y realizan rezos, con la creencia de que tienen poderes de concederles todo tipo de milagros a todos los devotos que les rezan con fe y devoción.

CA