casas abandono morelia
Ofrece Coordinación del Centro Histórico, ventanilla para realizar trámites ante Gobierno federal (Foto: Fátima Miranda)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Son 169 casas en el Centro Histórico de Morelia las que se encuentran abandonadas, informó el regidor Rubén Pedraza Barrera, y sostuvo que “hay algunas en riesgo de colapso que se están atendiendo en lo que legalmente puede hacer el Ayuntamiento”.

casas abandono morelia
(Foto: Fátima Miranda)

Indicó que la mayoría está en la zona de transición o “buffer” (alrededor del Centro Histórico) y destacó que aunque su reparación y conservación es responsabilidad de los dueños de los inmuebles, las autoridades locales han diseñado protocolos de actuación.

“Se emite un dictamen por parte de Protección Civil en donde se autoriza al Ayuntamiento a intervenir para delimitar la zona o para informar a los dueños. Actualmente son dos las que están ya con un tapeado porque la fachada corre el riesgo de desplomarse”.

casas abandono morelia
(Foto: Fátima Miranda)

Añadió que para abatir este fenómeno se busca brindar estímulos fiscales a quienes conservan sus casas; además, se fomenta que la gente siga viviendo ahí para que cuiden de sus casas y de su vecindario, a pesar de que no se han detectado invasiones. “Algunos dueños deben el predial, pero no se han iniciado trámites para confiscar los bienes, y se revisará si es pertinente el cobro coactivo”.

casas abandono morelia
(Foto: Fátima Miranda)

Situación de riesgo

El coordinador de Protección Civil y Bomberos de Morelia, Rogelio Rangel Reguera, expuso que han emitido alrededor de 20 dictámenes de riesgo para colocar señalética en los inmuebles en los que puede haber riesgo para la población y se ha instalado igual número de lonas en el primer cuadro.

Precisó que primero se envía a personal del área de riesgos, se hace la evaluación y después el dictamen para que coloquen las lonas. El INAH y la Coordinación del Centro Histórico son responsables de notificar a los dueños al respecto, y éstos “tienen que resolver de manera inmediata”.

La coordinadora del Centro Histórico de Morelia, Gauri Ivette García Medina, dijo que es el INAH el único facultado por ley para invertir recursos públicos en la restauración de bienes privados, y sólo en caso de colapso de monumentos, como sucedió tras el sismo (de 2017), cuando se accedió a recursos de los seguros y se hicieron trabajos en Morelos y Puebla.

casas abandono morelia
(Foto: Fátima Miranda)

En Morelia no hay antecedente de una inversión similar, “porque está este hilo muy delgado entre lo público y lo privado. La ley sí lo contempla, pero es complicado porque del paramento (fachada) hacia afuera es bien público y hacia adentro es un bien privado”, recalcó.

En tanto, el coordinador de la Sección de Monumentos del INAH, Salvador Chacón Piñón, reconoció que esa es “una gran limitante” para cualquier nivel de gobierno, pues no se pueden invertir recursos públicos en bienes privados.

Lamentó que no hay recursos públicos disponibles para la restauración de inmuebles deteriorados o colapsados. Solamente “apoyamos a los propietarios a eliminar el riesgo” y se genera un acompañamiento porque “entendemos que una intervención no es barata”.

Chacón Piñón enfatizó que por el hecho de que Morelia obtuvo el nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco sí hay incentivos fiscales, hay un decreto para Morelia (al igual que para Mérida y Veracruz) para que las obras sean deducibles de impuestos, además de que el Ayuntamiento otorga una condonación del impuesto predial (en diversos porcentajes) al comprobar con un dictamen del INAH el estado de conservación.

Ofrece Ayuntamiento ventanilla para realizar trámites ante el INAH

El municipio puede generar políticas públicas pero no aplicar recursos de manera directa para la conservación y restauración de los inmuebles en abandono o en ruinas, retomó Gauri Ivette García, y explicó que la forma de apoyar a los propietarios en esta situación consiste en una ventanilla especial de orientación y seguimiento para que puedan sacar adelante su proyecto.

El objetivo es evitar que las personas se desalienten y promover que sí realicen sus procedimientos administrativos ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia, por lo que invitó los interesados a acercarse a la dependencia a su cargo. “Tenemos contacto directo con el INAH, los orientamos; no todos los casos son graves, hay unos sencillos de resolver”.

Explicó que en lo que va de la actual administración han atendido a 25 propietarios, “la mayoría por liberaciones de flora, de escombro en el interior, que solicitan cerrar puertas en mal estado para que no se metan animales, y se han notificado a varios”; sin embargo, dijo, depende de la voluntad y conciencia del propietario de ser corresponsable, pues al ser dueño de un inmueble catalogado como monumento inscrito en la zona federal, es responsable del patrimonio ante la humanidad.

“Podemos orientarlos, incluso hacerles el croquis o proyecto; contamos con restauradores, hablamos el mismo idioma que los peritos del INAH; podemos ser un buen puente entre dependencias”.

Recordó que se elaboraron indicadores que dan cuenta de que “no todos los edificios están en las mismas condiciones, tienen diferentes niveles de deterioro, unos sólo están abandonados, otros sólo tienen macroflora (plantas), o desprendimiento de aplanados y otros tienen colapsos de vigas”.

La funcionaria no detalló el estudio científico realizado, con el argumento de que “hay una parte legal que cuida a los propietarios de los inmuebles, y nosotros no podemos exhibir la información, que es de propiedad privada”. Tampoco especificó en dónde se ubican los inmuebles, “por sigilo profesional”.

La también arquitecta y restauradora refirió que son siete inmuebles los que presentan mayor deterioro, consecuencia de al menos 20 a 30 años en abandono, y “no es que se vayan a caer, es que necesitan un trabajo mayor para intervenir”.

Es un mito que el INAH complique la restauración

Sobre la presunta complicación para tramitar ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia una restauración, el coordinador de la Sección de Monumentos del INAH dijo que “es un mito, porque los trámites son sencillos: se pide la escritura, el número oficial; si es de uso comercial, una zonificación comercial, y un proyecto, además de presentar a un ingeniero o arquitecto con cédula profesional; no necesita saber de restauración, nosotros lo orientamos”.

Comentó que se revisan las características para determinar qué es lo mejor para cada inmueble, y cuando la autoridad se niega a autorizar es con razones sustentadas.

“Decimos que no porque no podemos meter cualquier elemento a un sistema constructivo que es muy diferente al actual, las características de los materiales son muy distintas; ahorita pensamos en lozas de concreto y castillos que son estructuras rígidas y sólidas, pero los inmuebles del Centro son de estructura articulada, son flexibles, todos se mueven; su mampostería está pegada con tierra, por eso cuando tiembla se mueven y no se caen; las vigas también tienen movimiento, por eso es que no se debe colocar loza de concreto porque es como meter un cuchillo en la mantequilla; estamos cuidando el patrimonio de la gente”.

Salvador Chacón considera que se deben emprender estrategias para incentivar que las personas sigan habitando en el Centro, como evitar el cambio de uso de suelo para giros comerciales.

Migración y falta de mantenimiento, principales causas del deterioro

La situación de los inmuebles abandonados en el Centro Histórico tiene varias vertientes de análisis o de estudio, una es por qué están abandonados; primero es por el proceso de migración del Centro Histórico hacia otras zonas, lo que ha provocado que más edificios sean comercios (hoteles, restaurantes y tiendas); “generamos un Centro Histórico abandonado, que en la noche no hay quien esté cuidando y el problema de falta de uso habitacional ha ocasionado todo este deterioro”, explicó Salvador Chacón.

Destacó que una casa no habitada se degrada por la humedad y los cambios de temperatura; el crecimiento de plantas es un detonante que puede hacer colapsar edificaciones.

El segundo problema es la falta de mantenimiento. “Antes era tradición de las familias realizar faenas de restauración”, porque con la modernización de los materiales se cree que una casa realizada con concreto durará siempre, cuando tiene una vida útil de no más de 50 años; tenemos casas que han durado más de 400 años, hay una gran diferencia que radica en los materiales y el mantenimiento”.

Por otro lado, dijo que la cantidad de casas abandonadas es subjetiva, pues puede haber unas aparentemente cerradas y por dentro estar colapsadas.

¿Qué dicen los expertos?

El investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo Eugenio Mercado López, en su artículo “Patrimonio edificado de propiedad privada: relación compleja y contradictoria entre lo público y lo privado en el Centro Histórico”, refiere que “la conservación del patrimonio edificado de propiedad privada se inscribe en la dicotomía de lo público y lo privado, al incluir bienes que, inmersos en el mercado inmobiliario, a la vez se consideran un bien público, lo cual, aunado a su significado como elemento de identidad y cohesión social, y generador de beneficios económicos, ha justificado la intervención del Estado, no siempre exitosa, para su conservación y aprovechamiento”.

Mercado López explica que “el cambio más sensible en el patrimonio edificado privado fue la disminución del uso habitacional, porque de 99 inmuebles incluidos en el Reglamento para la Conservación del Aspecto Típico y Colonial de la Ciudad de Morelia de 1956, para 1981, sólo 54.55% conservó ese uso, y para 2007 disminuyó a 28.49%. En ese último año los usos fueron, por orden decreciente, comercial y oficinas, turismo, así como habitacional y mixto”.

El investigador expone que entre 1990 y 2005 la zona de monumentos tuvo un decremento de población de 3.45%, y en la zona de transición registró un crecimiento de 2.17%, y que para 2020 la población del Centro Histórico disminuiría a 23 mil 280 habitantes, o sea, la misma que tuvo en 1880.

En sus conclusiones, el investigador señala que “el proceso de conservación del patrimonio edificado, incluso de aquel de propiedad privada, tiene viabilidad como modelo de desarrollo urbano solamente si se sustenta en beneficios colectivos y cumple con la función social que se le ha conferido como palanca del desarrollo regional y en el combate a la pobreza urbana, lo cual justifica no sólo la intervención del Estado, sino también las altas inversiones públicas que se requieren”.

Para mayores informes consultar:

Patrimonio edificado de propiedad privada

Numeralia:

 

  • 169 casas están abandonadas
  • 20 dictámenes de Riesgo ha presentado Protección Civil
  • 7 inmuebles presentan mayor deterioro
  • 2 casas están en riesgo de desplomarse
  • 25 dueños han acudido a la Coordinación del Centro Histórico
  • El Decreto Federal de Zona de Monumentos Históricos de 1990 comprendió:
    -219 manzanas
    -1,113 edificaciones (93% de las cuales eran de propiedad privada)

Citas:

“El proceso de conservación del patrimonio edificado, incluso de propiedad privada, tiene viabilidad como modelo de desarrollo urbano, solamente (…) si cumple con la función social como palanca del desarrollo regional, que justifica no sólo la intervención del Estado, sino también las altas inversiones públicas que se requieren”. Eugenio Mercado López, investigador de la UMSNH.

“Tenemos una ventanilla de atención y contacto directo con el INAH; hay casos sencillos de resolver”. Gauri Ivette García Medina, coordinadora del Centro Histórico de Morelia.

 

“Sí hay incentivos fiscales; hay un decreto para Morelia para que las obras sean deducibles de impuestos”. Salvador Chacón Piñón, coordinador de la Sección de Monumentos del INAH.

 

 

“Los propietarios de casas que generan riesgos tienen que resolver de manera inmediata”. Rogelio Rangel Reguera, coordinador de Protección Civil y Bomberos de Morelia.