El próximo 25 de julio se cumplen 22 años de su consagración como obispo (Foto: ACG)

Por: Sayra Casillas/@Sayracasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- “He asumido como parte de la misión que tengo como obispo, el compromiso de ser mensajero de paz. Construir la paz, es el desafío más grande que he tenido”, manifestó el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, a unos días de que se cumplan 22 años de su consagración como obispo.

Carlos Garfias fue ordenado como presbítero el 23 de noviembre de 1975; y designado como obispo diocesano de Ciudad Altamirado por Juan Pablo II el 24 de junio de 1996 y consagrado como obispo el 25 de julio de 1996. “Cristo es nuestra paz” es su lema episcopal.

En conferencia de prensa, recordó este domingo que los ambientes de violencia, de inseguridad, y los conflictos sociales han estado presentes en los diferentes lugares en los que ha tenido presencia como obispo, escenarios en los que construir la paz le han implicado siempre un desafío.

“Lo sigue siendo el establecer canales de diálogo, de buscar una presencia de la iglesia para construir la paz, sobre todo atendiendo a las víctimas de la violencia”, dijo, sin hacer alusión a los seis centros de escucha que se han instaurado en distintos puntos del estado desde que quedó al frente de la Arquidiócesis de Morelia.

Aprovechó la presencia de medios de comunicación para agradecer el cariño, la cercanía y el apoyo que ha recibido de los obispos auxiliares, sacerdotes, miembros de la vida consagrada, laicos, e integrantes de la sociedad civil.

“Quiero compartir con todos los sacerdotes de Morelia, Ciudad Altamirano, Nezahualcóyotl y Acapulco mi alegría y gratitud; les pido me ayuden a dar gracias a Dios, les agradezco que me hayan ayudado a crecer como persona, como sacerdote y como obispo”, comentó.

Dijo que su intención es ser, con toda la iglesia, signo de consuelo, esperanza, fortaleza, y compromiso con la construcción de la paz.

Quiero seguir siendo portavoz del grito de mi pueblo. Ayúdenme a pedir a Dios que renueve mi alegría, entusiasmo y entrega en el sacerdocio y episcopado, para seguir llegando esperanza y aliento, para continuar con mayor entrega y generosidad, cumpliendo con la misión que Cristo me ha encomendado”, concluyó.

El 7 de junio de 2010 el Papa Benedicto XVI lo designó como Arzobispo de Acapulco. El Papa le entregó el Palio Arzobispal en Roma el 29 de junio y tomó posesión de su nuevo oficio el 24 de julio de ese año.

Para el trienio 2016-2018 fue elegido como primer vocal del Consejo de Presidencia de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

El 5 de noviembre de 2016 fue publicada la noticia de su nombramiento como nuevo arzobispo de Morelia, el noveno de dicha sede metropolitana, y sucesor del cardenal Alberto Suárez Inda.

AC