La exposición a estas partículas en el aire tiene alterado el metabolismo del calcio, el cual es fundamental para tener huesos fuertes (Foto: Archivo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).– Un nuevo estudio sugiere que la mala calidad del aire es un factor de riesgo para la osteoporosis y las fracturas óseas.

En el artículo científico Association of air particulate pollution with bone loss over time and bone fracture risk: analysis of data from two independent studies, realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad de Boston, New England Research Institute, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Cancerología de México y publicado recientemente en la prestigiosa revista The Lancet Planetary Health se  trabajó más de cinco años para ver qué impacto tenía la contaminación en la salud ósea.

“Desde hace varios años se sabe que la exposición a contaminación del aire tiene un efecto sobre la salud humana y se ha asociado principalmente con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, con el deterioro cognitivo y con el cáncer de pulmón. En esta investigación llevamos a cabo un doble estudio para determinar el efecto de la exposición a material particulado, es decir, la contaminación del aire sobre la densidad mineral ósea, algunos reguladores del metabolismo del calcio y el riesgo de fracturas en ancianos”, comentó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Diddier Prada Ortega, investigador en ciencias médicas adscrito al Instituto Nacional de Cancerología (Incan) y a la Facultad de Medicina de la UNAM.

Lo que se encontró fue que en un grupo de 692 personas, con edades entre los 30 y los 79 años, aquellas que vivían en áreas con mayores niveles de carbono negro —componente derivado de la combustión de combustibles fósiles— en el aire, mostraron menores niveles de hormona paratiroidea, un regulador fundamental en el metabolismo del calcio. Además, estas mismas personas mostraron una mayor reducción en la densidad mineral ósea, la cual se usa para la determinación de osteoporosis.

Al evaluar el efecto sobre la presencia de fracturas asociadas a osteoporosis (vértebras, fémur y antebrazo) en una población de 9.2 millones de personas, encontramos también un riesgo aumentado de ser hospitalizado por fracturas. Esto quiere decir que la exposición a estas partículas en el aire tiene alterado tanto en el metabolismo del calcio, el cual es fundamental para tener huesos fuertes, como en la cantidad de hueso, y que su pérdida aumenta la posibilidad de fracturas.

No importa si ya tienes osteoporosis o no, la exposición a partículas genera un efecto nocivo sobre los huesos

Con información de CONACYT