Lentitud en calle Allende y su continuación, Valladolid, a partir de la calle de Galeana y con dirección hacia la plazuela de Valladolid 

 

Accidente en la salida a Charo, justo antes de llegar al Recinto Ferial, a la altura de una gasolinería. Maneje con precaución

 

Complicación vial en Plan de Ayala, cerca del mercado de San Juan, con dirección a San José

 

Congestión vial en libramiento, entre salida a Salamanca y al de Charo, por obras públicas

Corpus Christi 2021

NoImage

Hemos llegado dentro del sueño litúrgico a la celebración de El cuerpo y la sangre de Cristo. En el recorrido que hacemos cada año en la fe a través de el año litúrgico ocupa un lugar muy especial porque ha tenido también mucho arraigo en la piedad o en la religión popular de nuestro pueblo, esta fiesta de Jesucristo en su cuerpo y en su sangre, el cuerpo y la sangre de Cristo. 

El Corpus como lo conocemos en medio del pueblo y ese corpus es la gran ocasión para adorar a Jesucristo presente en la Eucaristía, para renovar el compromiso de amar, adorar, alimentarnos y dejarnos acompañar y guiar por el Cuerpo y la Sangre de Cristo en nuestro camino de fe y de santidad y es la gran ocasión para recordar que el centro de nuestra vida cristiana es el cuerpo y la sangre de Cristo. 

Les comunico con mucha ilusión y esperanza que estamos en la Arquidiócesis, promoviendo ya con un acuerdo que estaban impulsando los diáconos, que pronto serán presbíteros, con los vicarios foráneos, con los vicarios episcopales, con las comisiones y dimensiones de la Curia de pastoral, todos hemos asumido el compromiso de promover la adoración a Jesús en la Eucaristía. 

Queremos recuperar el carácter eucarístico y sacerdotal de los jueves, a la que todos los jueves podamos promover e impulsar momentos de adoración para expresar el amor y el reconocimiento de la presencia real de Jesús en la Eucaristía; que todos los Jueves Santo, Jueves eucarísticos y sacerdotales y además donde se pueda, queremos ir implementando capillas diurnas o capillas de adoración perpetua para que la presencia de Jesucristo en la Eucaristía la tengamos más consciente y de manera permanente entre nosotros. 

Les bendigo con mucho cariño y les agradezco el que celebren con mucha alegría y esperanza, el corpus entre nosotros, el Señor este ustedes y la bendición de Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes, permanezca para siempre. Amén.