El proyecto tuvo una inversión de 230 mil pesos para diseño, examinación y afinación (Foto: Cynthia Arroyo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Los residuos peligrosos biológicos infecciosos por el virus Covid-19, no pueden ser desechados sin pasar por un proceso de desinfección porque representaría un foco de proliferación del virus en la población.

Ante la falta de un aparato en el mercado que realice tal procedimiento, el Instituto Tecnológico de Morelia (ITM) elaboró una cámara de ozono para la desinfección y desintegración de ropa desechable utilizada por personal de Salud que atiende áreas Covid-19.

A petición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), autoridades e investigadores del Laboratorio Nacional ubicado en el campus, trabajaron en los últimos meses en el prototipo que tiene la capacidad de procesar hasta 100 kilos de residuos biológicos peligrosos para convertirlos en desechos sólidos urbanos. 

(Foto: Cynthia Arroyo)

El encargado del proyecto, Héctor Vergara, explicó que la cámara realiza un servicio semejante al de una lavadora porque trabaja con aspas de acero que giran a 20 revoluciones por minuto a través de un motor trifásico de tres caballos de fuerza para garantizar que en su interior se produzca un patrón de flujo suficiente para desinfectar los desechos en una hora de funcionamiento.

El ozonificador integrado al prototipo también fue fabricado por el ITM para una capacidad de 20 partes por millón y aunque la máquina es hermética, la concentración del ozono se mezcla en el aire y se diluye sin ocasionar riesgos a la salud o contaminación ambiental.

Dentro de la máquina, la generación de ozono se logra a través de un dispositivo embebido de convertidores electrónicos de potencia de 300 watts que operan bajo un consumo de corriente de 3.5 amperios y un voltaje de entrada de 127 volts. El generador de ozono puede generar aproximadamente 100 gramos de ozono por hora.

(Foto: Cynthia Arroyo)

El director general del ITM, José Luis Gil Vázquez, agregó que se realizaron pruebas en hongos, bacterias y virus que tiene el departamento de Bioquímica por lo que la cámara está lista y será enviada a la clínica 75 del IMSS en Morelia para su puesta a prueba.

Además, se buscará patentar el prototipo y en colaboración con una empresa de exalumnos transferir la tecnología para su reproducción y comercialización, toda vez que el proyecto tuvo una inversión de 230 mil pesos para diseño, examinación y afinación.

“Fabricar una máquina a escala costaría alrededor de 150 mil pesos y se estima que en volumen las empresas pueden crear hasta 50 piezas para su comercialización”, aseguró el director del ITM.

Por: Aned/E