huerta, aguacate, plantío
Autoridades estatales se pronunciaron para que el paquete ambiental en el Congreso sea aprobado por los diputados (Foto: gob.mx)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En la Meseta Purépecha y sus alrededores, así como en los municipios de Uruapan, Peribán y Tancítaro, comuneros son obligados por el crimen organizado a vender sus tierras para el cambio de uso de suelo a fin de cultivar aguacate, así lo denunció el director de la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas, Germán Tena Fernández.

En rueda de prensa, el funcionario evidenció que en Michoacán la problemática ambiental de manera ilegal crece cada día más rápido por grupos criminales que pretenden a toda costa obtener ganancias por el llamado «oro verde».

(Foto: Guadalupe Martínez)

Y aunque dijo que desde la administración estatal se hacen esfuerzos importantes para acabar con las huertas de aguacate o berries ilegales, la situación ya rebasó a los gobiernos a causa de que no se atendió este fenómeno a tiempo a través de medidas más contundentes.

Tena Fernández añadió que los funcionarios estatales responsables de las áreas del medio ambiente han dado la «batalla», pero la problemática es tan alarmante que los grupos del crimen organizado obligan a los comuneros de la Meseta Purépecha y sus alrededores, así como en otras regiones del estado para que vendan o entreguen sus parcelas.

Al ser cuestionado sobre la problemática que enfrentan ambientalistas, ingenieros agrónomos y activistas, quienes en los últimos años han sido asesinados, Tena Fernández respondió que sí hay una situación preocupante sobre todo en la Meseta Purépecha, sus alrededores, los municipios de Uruapan, Tancítaro y Peribán donde los comuneros o dueños de sus parcelas son atemorizados por diferentes grupos criminales para que vendan sus parcelas o espacios de cultivo a fin de cambiar el uso del suelo con fines de plantar aguacates.

«No hay una política ambiental en estos momentos para crear conciencia o para detener todo lo que se le está haciendo al medio ambiente. Se necesita actuar», expresó el funcionario.

Añadió que lamentablemente las huertas de aguacate obligan a perforar pozos diariamente con profundidades de hasta 600 metros cuando antes eran 100 o 200 metros, pero debido a la necesidad de extraer agua del subsuelo se dañan los mantos freáticos. «Llegará un momento en que van a perforar a más de un kilómetro como pasa en Guanajuato», refirió.

El director del Agua y de Cuencas reconoció que actualmente hay una problemática en Michoacán de cambio de uso de suelo en la Meseta Purépecha que crece cada año, ya que los comuneros son obligados a vender sus tierras por las amenazas generadas del crimen organizado, pues éstos grupos han encontrado una «mina de oro» con la plantación del aguacate.

«Tenemos muchos casos de gente de la Meseta que se nos ha acercado, pero no pueden denunciar por el temor de que les pase algo, por eso, nosotros pedimos a los legisladores y actuar en este problema», reiteró.

Tena Fernández resaltó que hay muchos lugares donde es más evidente el cambio de uso de suelo, por ejemplo, en Morelia donde se encuentra Ichaqueo o la tenencia Capula, también en el Cerro del Águila, los alrededores de Cupatitzio y toda la Meseta Purépecha, por citar algunos, dijo.

Insistió en que es un problema serio que se necesita ver de urgencia con el Legislativo para frenar esas ventas obligadas, destacó, pues es una manera muy fácil de «lavar el dinero haciendo huertas», finalizó.

Por: Guadalupe Martínez/R