(Foto: Archivo)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) no ha podido resolver la crisis financiera que se agudizó hace cinco años, tras la negativa de los sindicatos a reformar el régimen de jubilaciones y pensiones.

Este 15 de octubre, la máxima casa de estudios celebrará 102 años de su fundación, pero no será como en otros años, porque después de esa fecha la institución entrará en «incertidumbre» porque se terminará el presupuesto aprobado para 2019, por dos mil 827 millones 441 mil 892 pesos, aunado al déficit presupuestal que arrastra desde hace tres años por 996 millones de pesos.

Según los líderes sindicales, la Casa de Hidalgo recibió en los últimos años recortes presupuestales por el orden de los 891 millones de pesos, 500 millones en 2016 aprobados por los diputados locales y los 391 millones en 2017, de parte del Ejecutivo estatal, lo cual originó una serie de problemáticas económicas, pues a nivel nacional, con la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador, se cerró el «rescate financiero», que consistía en la aprobación de recursos extraordinarios.

(Foto: Archivo)

Otro de los factores que tanto los sindicatos como el ex rector Medardo Serna González señalaron como causante del déficit son los 50 mil pesos por estudiante que recibe al año como subsidio público ordinario, pues otras instituciones reciben hasta 120 mil pesos, y la media nacional es de 60 mil pesos.

(Foto: Cortesía)

Desde hace dos años, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) alertó a las autoridades federales sobre el riesgo de «quiebra financiera» en las nueve universidades estatales que se encuentran en crisis y que suman un déficit presupuestal de 16 mil 677 millones de pesos.

Por ello, si las autoridades, junto con los sindicatos, no obtienen recursos extraordinarios, se ponen en riesgo las actividades dentro de la universidad, pues los gremios advirtieron una serie de acciones, como paros de brazos caídos y movilizaciones con otros sindicatos. Alrededor de 40 mil estudiantes se verían afectados.

Del presupuesto ordinario de la UMSNH, según cifras de la Tesorería nicolaita, los rubros donde más recursos se invierten son jubilaciones y pensiones, por un monto de mil millones de pesos; así como las prestaciones no reconocidas, según el modelo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la cual estima que son hasta mil 300 millones de pesos al año.

Las prestaciones no reconocidas van desde la aportación de depósito y estímulos, hasta compensaciones establecidas en los contratos colectivos de trabajo (CCT) de administrativos y académicos.

La universidad también invierte más de 300 millones de pesos en las siete preparatorias y 150 millones en el mantenimiento de las 30 casas del estudiante, en las que viven cinco mil jóvenes.

casas, estudiantes
(Foto: FB/Casas del estudiante – Michoacan)

Alrededor de 140 millones de pesos son para ingresos escolares; 13 millones 850 mil pesos, para rendimiento de capital, y 128 millones 421 mil pesos son generados por las más de 40 dependencias universitarias. En cuanto a egresos, la UMSNH requiere más de mil 609 millones de pesos para servicios de personal activo; mientras que para gastos de operación, 320 millones.

La universidad deja de percibir cada año 50 millones de pesos por concepto de gratuidad, y otra cantidad no cuantificada por las condonaciones de inscripción.

SPUM abre la puerta a discusión de jubilaciones

El pasado miércoles 9 de octubre, en medio de discusiones e inconformidades, fue instalado un Congreso General de Representantes –calificado como «ilegal»– en el Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana, que concluyó dos días después, donde los académicos aprobaron dejar abierta la posibilidad de discutir el régimen de jubilaciones y pensiones con la autoridad universitaria.

La instalación del órgano al interior del gremio se llevó a cabo en una sede alterna, debido a que un grupo de profesores tomó el edificio principal del SPUM, con el argumento de que en el congreso del año pasado se determinó no abordar el tema de jubilaciones y pensiones, debido a que la propuesta de la autoridad nicolaita lastima los derechos laborales de los trabajadores.

Por su parte, el dirigente del Sindicato Único de Empleados (SUEUM), Eduardo Tena Flores, confirmó el rechazo total a la discusión del tema, al menos para este año, pues dijo que probablemente se iniciará con el debate en febrero de 2020.

Tena Flores advirtió que no aceptarán ninguna propuesta «unilateral» de la autoridad, como se pretende, para reformar jubilaciones y pensiones, pues antes debe existir consenso entre ambas partes, y «no entregarán» ninguna prestación ganada históricamente por los gremios.

En tanto, el rector nicolaita, Raúl Cárdenas Navarro, desde su llegada al cargo (en enero de 2019) señaló la necesidad de cumplir con el convenio firmado por el ex rector Medardo Serna con la SEP, en diciembre del año pasado, en el que se estableció como quinto punto la reforma a jubilaciones y pensiones, para obtener recursos adicionales de la federación.

Por ello, se reunió con el SUEUM y el SPUM, pero no hubo respuesta favorable para llegar a un acuerdo.

Cárdenas Navarro aseguró que desde la rectoría no se pretende «imponer» una propuesta; al contrario, se pretende buscar soluciones mediante el diálogo con los gremios. Incluso, expuso que entre las sugerencias está no afectar a los trabajadores con más de 25 años de servicio, y a los de menos tiempo en la universidad se les buscaría una alternativa. El rector destacó que buscará a los gremios para que antes de diciembre se pueda tener un acuerdo.

CA