Feria Nacional del Libro y la Lectura Michoacán 2018
La dibujante tapatía, María Magaña, aseguró que está manera de financiar proyectos artísticos también la ha llevado a ser más abierta (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Frente a las directrices con las que el mercado editorial define géneros, formatos y tirajes -la mayor de las veces adoptadas por los apoyos institucionales otorgados a ese rubro-, la autopublicación se ha convertido en la alternativa para dar salida a ediciones emergentes.

Ese fue el tono imperante en el conversatorio Proyectos de Narrativa Gráfica Contemporánea, realizado en el marco de la XI Feria Nacional del Libro y la Lectura Michoacán 2018.

El panel integrado por María Magaña (Guadalajara), Nurivan Viloria de Mono Ebrio (Morelia), Rafael Rodríguez de Pachiclón (Ciudad de México) y Miguel Mondragón de Frosh Samo (Estado de México), coincidió en que, si bien los apoyos estatales e institucionales pueden ser de gran ayuda, la autogestión permite mayor libertad en la forma y el fondo de los proyectos editoriales.

(Foto: Cortesía)

Así el representante de Mono ebrio y la revista Tarántula, Nurivan Viloria, advirtió que los ilustradores tienen «el ojo puesto en las cuestiones sociales para hacer crítica de lo que pasa” y, en ese sentido, ser independientes o autogestivos les da mayor margen para abordar temas polémicos o delicados que, de tener apoyo institucional, podrían caer en la mira de los censores editoriales.

A su vez, Miguel Mondragón compartió con los asistentes que, a través de la narrativa gráfica, temas como la disidencia sexual y la identidad han entrado en su orbita creativa, tomando cause también a partir de la autopublicación.

(Foto: Cortesía)

Por su parte, la dibujante tapatía, María Magaña, aseguró que está manera de financiar proyectos artísticos también la ha llevado a ser más abierta y no encasillarse en estilos y técnicas específicas.

“Las editoriales tienen parámetros muy cerrados y el hecho de que nosotros nos publiquemos, nos permite decir lo que pensamos libremente, aparte de crear comunidades”, señaló.

En su intervención, el capitalino Rafael Rodríguez abundó en la dificultad de dedicarse exclusivamente a proyectos de cómic y narración gráfica, cuando en México esa labor no es bien remunerada.

“Es una mentada de madre lo que te quieren pagar las editoriales. Explotan la cultura popular y siempre buscan entrar en este mundo, pero a cambio de que uno trabaje de gratis y eso nos lleva a autoeditarnos», puntualizó.

(Foto: Cortesía)

ZM