Foto Ilustrativa ACG

Por: Ireri Campos

@IreriCames

Múgica, Michoacán.- «Nos miran y dicen: parecen… Qué es tu hija?… No, es mi esposa«, escuché decir entre risas a una mujer que se encontraba entre el público asistente al evento de la colocación de la Primera Piedra de Ciudad de las Mujeres en Múgica. Decidí acercarme para conocer su historia, su nombre es María, una habitante michoacana de la Tierra Caliente.

«Tengo 15 años de casada», explicó sobre el chascarrillo, al tiempo que me contaba ser madre de tres menores a sus 32 años: «el mayor tiene 14, el de en medio 12 y la niña 8«, continuó, relatando que fue a los 16 años cuando al abandonar su preparación académica decidió casarse.

María parece ser una mujer «promedio» de Nueva Italia, parte de la estadística que según datos de la secretaría de secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer) muestra que la región Tierra Caliente posee el porcentaje más alto de embarazos adolescentes, donde 29 de cada 100 madres son menores de 19 años.

-¿Tus padres no te dieron la oportunidad de estudiar? Preguntó

«Mi mamá si me la dio, pero yo no quise estudiar… Terminé la secundaria«, contesta María.

-¿Y la economía en Múgica qué tal?

No muy buena… Tenemos una tienda de abarrotes.» Dice María sonriendo.

Minutos antes de iniciar la conversación con la originaria de Múgica, durante el evento de arranque del centro para el sector femenino, Fabiola Alanís Sámano, titular de Seimujer señaló que al menos una de cada 10 mujeres con más de 15 años no sabe leer, ni escribir en la región Tierra Caliente. En tanto, que aseguraba que la Ciudad de las Mujeres disminuiría hasta un 16 por ciento la tasa de embarazos para el 2021, así como un decremento en la violencia contra las mujeres y en los índices de analfabetismo de las mismas.

Por tanto, me atreví a preguntarle a María sobre lo que la inversión de cerca de 85 millones representaría para ella…

¿Por qué has venido el día de hoy? ¿Tienes la esperanza de que el programa…?

«La verdad -me interrumpió-, yo vine aquí porque vine a saludar a mi primo. -ríe y continúa- «venía espantada porque soy ajena a esto«.

Finalmente cuestioné a María sobre la seguridad, luego de ocho años de vivir en Múgica y con la posibilidad de hacer un comparativo con la ciudad que la vio nacer, Lázaro Cárdenas.

«Ora si que yo no salgo de mi casa … Para mí sería normal«, dijo para concluir la conversación.

Es de recordar que diversas movilizaciones se realizaron en el municipio de Múgica para evitar el cambio de sede del proyecto de Ciudad de las Mujeres a Huetamo, inconformidades encabezadas por el sector femenino de la población, por lo que se realizarán dos centros dedicados a la atención de las michoacanas, uno con recursos federales en el municipio de Huetamo, y otro más, para la población de Múgica con inversión estatal, ambos con un costo de más de 80 millones de pesos.