Fue privada de la libertad el pasado 17 de febrero

Michoacán (MiMorelia.com/RED 113).- María recuerda con gratitud en su rostro a aquel agente antisecuestros que la protegió con su cuerpo cuando en el operativo para ser rescatada se suscitó un enfrentamiento a balazos en la “casa de seguridad” donde la tenían cautiva en la ciudad de Uruapan.

Ahí llevaba encerrada y con grilletes en sus manos desde el pasado 17 de febrero, fecha en que al menos cinco tipos armados le cerraron el paso a su vehículo con otra unidad a plena luz del día, la bajaron a la fuerza y la obligaron a subir al otro coche para así llevársela.

Todo quedó atestiguado en una cámara de vigilancia, cuyo vídeo fue difundido en redes sociales por alguien que no pensó en el peligro que esas imágenes pusieron a la víctima.

El asunto se propagó a diversos medios de comunicación, que desafortunadamente potenciaron la difusión del vídeo a sabiendas de que la agraviada aún estaba en las manos de los delincuentes. Así es como lo recuerdan la propia ofendida y su familia, con quienes RED 113 tuvo la oportunidad de platicar en el desempeño de la labor periodística.

La vida de María le pasó en segundos por su mente. Sus seres queridos tuvieron que soportar uno de los peores escenarios que plantea la delincuencia organizada, sin embargo, fueron siempre firmes y decidieron confiar en la autoridad al denunciar el secuestro.

El tema fue tomado de inmediato por la Unidad Especializada de Combate al Secuestro (UECS) de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), y el fin de semana anterior, después de un enfrentamiento a balazos contra uno de los presuntos secuestradores, se logró la liberación de la mujer y la captura de uno de los indiciados.

Visiblemente afectada, pero con la alegría de estar nuevamente con los suyos, esta ciudadana, de quien se omite su verdadero nombre para proteger su integridad, rememoró junto a su esposo el momento en que fue rescatada.

Su marido narró que recibió una llamada telefónica del procurador de Michoacán, José Martín Godoy Castro, en la que el funcionario le dio personalmente la buena noticia: Su mujer había sido rescatada, sana y salva.

La pareja resaltó la atención que recibió del abogado de la entidad y del propio gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, de quien se dijo siempre estuvo al pendiente del asunto y que gracias a la confianza de los afectados y el trabajo de la autoridad llego a buen puerto.

De la pesadilla esta familia uruapense pasó a la felicidad, en tanto que la banda de presuntos secuestradores deberá enfrentar a la justicia, pues hasta ayer (domingo) sumaban ya cinco los detenidos.

La charla que este reportero tuvo con los ofendidos y que se atrevió a publicar, con todo el respeto que merecen las víctimas, fue para rescatar la historia y aprender todos de ella como sociedad, de que si cada quien aporta su “granito de arena” seguro se pude combatir firmemente a la delincuencia.

Representa también una pauta importante para hacer conciencia sobre el material que los ciudadanos y los medios de comunicación decidimos difundir públicamente, sin pensar en la repercusión que esto puede tener cuando hay una vida de por medio.

jcms