Mi gobierno es un punto de no regreso para Michoacán, reafirmó el gobernador (Foto: ACG)

Por: Héctor Jiménez/@Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Arropado por el PRD, es como se presenta Silvano Aureoles Conejo a pronunciar su Primer Informe de Gobierno al frente del Poder Ejecutivo de Michoacán.

El patio del Palacio de Gobierno se encuentra ocupado por funcionarios, mandos militares, líderes empresariales y religiosos y, sobre todo, cabezas perredista. Más de 10 gobernadores y exgobernadores están presentes, además de diputados locales y federales.

Están Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y también Graco Ramírez, Gobernador del Estado de Morelos. Semanas atrás en su visita a Michoacán, Alejandra Barrales, líder nacional del PRD, aseguró que había tres presidenciables en el partido: precisamente Aureoles Conejo, Graco Ramírez y Mancera.

Al inicio de su informe el mandatario dice reconocer la presencia de los poderes del Estado reunidos en la sede.

Desde días anteriores, los ciudadanos de Michoacán se encontraron con un spot en medios tradicionales e incluso en el cine, relativo al informe de gobierno. En el comercial Aureoles Conejo destacaba que recibió un Michoacán afectado por años de desgaste social e institucional.

Esta postura ha sido una constante de parte del mandatario. Su lema de campaña fue «Un Nuevo Comienzo»; el de su primer informe de Gobierno: «Construyendo el Futuro».

En términos inmediatos, Aureoles Conejo recibió un estado que tuvo en la pasada administración un gobernador que se retiró por problemas de salud y, en consecuencia, dos gobernadores interinos, uno de los cuales se encuentra tras las rejas.

La mañana del 18 de septiembre los visitantes del Centro Histórico moreliano se encontraron con filtros de seguridad similares a los del pasado 15 de septiembre. Policía Michoacán, Marina y perros entrenados fueron parte del operativo.

«Recibimos un estado con finanzas colapsadas», asevera Aureoles Conejo ya como parte de su informe. No sólo la parte delincuencial sino que la corrupción de gobiernos anteriores, matiza, mancharon la imagen de Michoacán hacia el exterior.

Posteriormente señala que se tenían cinco diferentes fuerzas policiales en el estado -rezago de los movimientos autodefensas-, y uno de los retos fue unificarlas en la Policía Michoacán.

Reconoce no obstante que el territorio se encuentra en una «calma frágil»: se han reducido los secuestros y la extorsión, pero se debe trabajar en lo que respecta a homicidios dolosos.

En su informe da un espacio para las mujeres michoacanas. Destaca la entrega de microcréditos y la reciente instalación de dos «ciudades mujer» en beneficio de 200 mil mujeres de 47 municipios.

Promete que se terminará el Teatro Matamoros de la capital michoacana, se emprenderá infraestructura carretera y de salud, y se tecnificará el campo.

Antes de finalizar reitera su postura del parteaguas: su gobierno, asegura, es un punto de no regreso para Michoacán; y de nueva cuenta le aplauden sus colaboradores y compañeros de partido.