“El cuarto secreto” fue descubierto hace dos décadas; hasta ahora se permitirá su exploración y explotación en beneficio del turismo (Foto: Especial)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Hace 20 años fue descubierto un “cuarto secreto” por accidente en el Palacio de Gobierno de Michoacán, cuando un trabajador reparaba un baño, y reveló que cinco metros abajo del nivel del piso había un espacio con arquería monumental que conduce hasta el ingreso de un túnel, uno de los cinco que existen bajo la Catedral de Morelia, según constatan estudios realizados por especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

tunel, morelia
(Foto: A Morelia Patrimonio de la Humanidad A.C.)

La actual administración municipal busca, por primera vez, desarrollar un proyecto para acondicionar los túneles y abrirlos al público, como lo han hecho Puebla y Guanajuato.
El alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, confirmó que el proyecto “camina con solidez y va muy bien”, por lo que el reto es abrir un túnel este año o hacerlo en 2021, con la expectativa de explotar turísticamente “esa riqueza soterrada a la que no se ha tenido acceso”, comentó.

Alfonso Augusto Ortega Caire, integrante de la Asociación Civil Morelia Patrimonio de la Humanidad, celebró la determinación del gobierno local. “Ahora sí estamos muy contentos, esta es la primera vez que una administración municipal se atreve a decirles por su nombre: túneles; a los otros les daba miedo, les temblaba la mano”.

La decisión de esta administración significa un gran logro para la asociación que promovió el nombramiento del Centro Histórico como Patrimonio Cultural de la Humanidad, que le otorgó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

tunel, morelia
(Foto: Especial)

Antes sólo se habían obtenido promesas de apoyo, entre ellas la de Felipe Calderón Hinojosa, entonces presidente de México, “quien nos dijo que contáramos con el apoyo, pero se quedó en buenos deseos”, explica José Carrillo Ambriz, también integrante de la asociación.

La Arquidiócesis de Morelia no ha emitido una postura oficial. Al preguntarle al respecto, el arzobispo, Carlos Garfias Merlos, aseguró que no tiene información sobre los estudios realizados ni sus resultados. “Necesito conocer el tema y te doy respuestas claras, puntuales”, dijo.

Consultado por separado, el obispo auxiliar de Morelia, Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, se dijo sorprendido por la decisión del gobierno local y admitió que sabe que se realizaron estudios especializados para aseverar la existencia de túneles.

“Hasta el día de hoy no hay certeza de por dónde empiezan, por dónde acaban, la altura, anchura de cada uno de ellos. Lo que corresponda o toque cerca de Catedral será cuestión de que Arte Sacro, el señor arzobispo, tomen acuerdos para empezar a tramitar ese tipo de servicios turísticos”, declaró.

En puerta, un nuevo estudio: Monroy

Esta semana iniciará un estudio en el centro de Morelia para determinar si existen, o no, túneles en algunos edificios, y con el que se podrá saber si hay condiciones para crear un nuevo producto turístico, adelantó el secretario municipal de Turismo, Roberto Monroy.
Compartió que hace unas semanas la asociación civil citada presentó el estudio que hicieron, en el que se muestra que hay al menos cinco trazos de la avenida Francisco I. Madero que aparentemente podrían estar comunicados entre sí.

Con este antecedente, expuso, iniciarán otra investigación con equipo especializado para saber qué hay en esos cinco trazos que se encontraron en el estudio, en el que se presume la existencia de corredores en las zonas donde se ubica la Catedral hasta la fuente de Las Tarascas.

“La semana próxima tendremos una reunión con el equipo técnico que está evaluando (los posibles túneles); a partir de ahí, de la mano con el INAH, veremos cuál es el más conveniente para poder intervenir. Lo primero que se haría es una perforación en donde hay más probabilidades de que exista un túnel; hay uno, aparentemente, que está a cuatro metros y otro que está a siete metros de profundidad; vamos a ver de qué se trata”, explicó el funcionario.

Tal investigación se hará con equipo del Ooapas de Morelia, un pequeño vehículo con cámaras de video, para ver si realmente se trata de túneles, así como de las condiciones en las que se encuentra el espacio, si contiene gases u hongos que pudieran afectar la salud de la gente.

Esto, aclaró Monroy, porque en estos estudios se tiene como pilares cuidar la integridad de los posibles visitantes y no dañar la infraestructura de los edificios históricos.

“Que no se ponga en riesgo a la gente y que no se afecte al patrimonio; es decir, si está en condiciones de circular, si solo es una zona que se puede trabajar, limpiar y adecuar, que no represente ningún riesgo para la población, lo estaremos haciendo. Otra es el lado del patrimonio, que no se afecte a éste y que sea una obra que le dé más fuerza a Morelia”, precisó.

roberto monroy, morelia
(Foto Facebook: Roberto Monroy)

El secretario de Turismo de Morelia subrayó que no tienen determinado cuánto tiempo durarán los estudios, pero si el resultado es favorable, el siguiente paso será conseguir los permisos necesarios para habilitar los túneles.

“Veremos qué se requiere con el INAH, con los dueños de las propiedades, en caso de que sea en vía pública, en edificios de gobierno o iglesias. Primero debemos seguir la ruta jurídica y administrativa, ver cómo se podría hacer con todos los permisos”, refirió.

Roberto Monroy añadió que si el proyecto avanza, se buscará la gestión de presupuesto para la obra civil, limpiar espacios y habilitarlos para que puedan ser visitados. Para ello se establecería una cuota de acceso y los recursos se destinarían al mantenimiento.

“Ahorita no costará la perforación, lo que costará en su momento será la limpieza; se requiere mucha mano de obra, porque habrá que ver cómo está. No puedes meter maquinaria y sacar todo el azolve, tiene que ser a mano, en carretilla, cubetas, palas; es un trabajo de rescate que implica a muchas personas”, señaló.

Asumió que en caso de que los estudios no sean favorables, también se informará a la ciudadanía. “Si no se puede, le diremos a la gente si no hay condiciones, está colapsado, es de riesgo, no es un túnel, era cualquier otra cosa; lo que saquemos de eso (el estudio), lo vamos a decir”.

Cuarto secreto

El primer túnel que se pretende abrir al público conduce de Catedral a Palacio de Gobierno. La propuesta es entrar por la casa ubicada en el número 35 de la calle Ocampo, en donde se encuentra actualmente la sede del Festival Internacional de Cine de Morelia (que está en comodato) y cruzar por Palacio hasta concluir bajo la torre oriente de la edificación religiosa, aseguró Alfonso Ortega.

tunel, morelia
(Foto: maps.google.com)

Luego del primer indicio (el agujero que inició en un baño de la segunda planta), al edificio bajo custodia del gobierno estatal fue requerido personal de Protección Civil que descendió a rappel para el reconocimiento del sitio, además de los integrantes de la Asociación Civil Morelia Patrimonio de la Humanidad, quienes apoyaron en la extracción de material durante dos meses. Se reunieron alrededor de 40 camiones.

tunel, morelia
(Foto: Especial)

“Cuando (la excavación) llegó a unos seis metros al nivel del piso, entonces encontramos las entradas a los túneles, pero cuando eso sucedió nos cerraron las puertas y ahí se acabó, ya no nos dejaron avanzar”, explicó.

Ahora el proyecto sería retomado y es justamente por este lugar por donde comenzaría.

¿Cómo fueron descubiertos los cinco túneles y dónde están?

Alfonso Ortega, encargado de la vinculación, explicó que a partir de los resultados de dos estudios realizados por especialistas de la UNAM se llegó a la conclusión de que sí existen túneles subterráneos en el centro de la ciudad.

Dichos estudios son “Localización de túneles en los alrededores de la Catedral de Morelia mediante el método de tomografía eléctrica”, realizado en el año 2010, y la tesis “Tomografía de resistividad eléctrica 3D en el Centro Histórico de la ciudad de Morelia, México”, elaborada por Roberto Cabrer Torres, para obtener en la misma institución el título de licenciado en Geociencias, en 2017.

“Los investigadores que realizaron el estudio con recursos del Ayuntamiento de ese entonces, que tuvo un costo de alrededor de 300 mil pesos, en un primer momento no creían en la existencia de los mismos, pero éste arrojó que había cuatro túneles, uno por cada punto cardinal, alrededor de Catedral”.

Luego, en 2017, se hizo un estudio con la misma tecnología, pero con mejor equipo, y se realizó una tesis; en esa ocasión ellos pagaron el estudio, y la asociación, el transporte, el hospedaje y la alimentación. Fue así como se descubrió el quinto túnel.

Recordó que, en esa ocasión, “no solamente se comprobó otra vez, mucho más claro, los túneles que se habían descubierto, sino que la primera vez no habíamos sido capaces de llegar al centro de la Catedral, y ahora sí se llegó, y nada más y nada menos que nos encontramos la cripta original, que mide 10 metros por 10 metros, y ahí confluyen tres de los cinco túneles, y es que este templo se empezó a construir en 1660, y tardó 114 años su construcción. Los tesoros son el túnel y la cripta, que es una cápsula del tiempo”.

tunel, morelia
(Foto: Especial)

Resaltó que en 1895, el arzobispo José Ignacio Árciga y Ruiz de Chávez decidió renovar el interior de la Catedral y mover el coro hacia el fondo, en donde está actualmente, y la primera cripta fue olvidada.

“Pero ¿qué hay ahí? Creemos que gente de la Valladolid del siglo XVIII, obispos, arzobispos, tal vez hasta el constructor de la catedral o personas muy notables”.

¿A qué conclusiones han llegado?

El estudio realizado por los investigadores del Instituto de Geofísica de la UNAM, René Chávez Segura, Gerardo Cifuentes Nava y Esteban Hernández; así como Andrés Tejedo Andrade, de la Facultad de Ingeniería, consistió en trazar sobre el atrio de Catedral una línea, otra sobre la banqueta pegada al atrio, y una tercera paralela a estas dos, pero abajo del arroyo, pegado a Palacio de Gobierno, y se llegó a las siguientes conclusiones:
“El método 3D para Tomografía de Resistividad Eléctrica (TRE) fue más contundente y resolutivo, los resultados proporcionaron información útil sobre el estado de los cimientos de la Catedral y sirvieron de evidencia sobre la existencia de túneles en los alrededores de dicha estructura”.

Añade que “se detectaron cuatro anomalías más importantes que poseen una geometría muy particular; esto hace pensar que se trata de estructuras realizadas por la mano del hombre, y es un indicativo de la presencia de túneles; estos cuerpos se encuentran en los cuatro costados de la catedral y parecen tallados, aunque no sería posible afirmar si fueron construidas antes o después de la cimentación del edificio. El acceso a estas estructuras no es muy evidente”.

En tanto que “para una de las estructuras se tienen indicios de que el acceso podría ser desde algún punto de la Sacristía, y para otros dos parece que la entrada estaría por debajo del altar mayor o a través de la Cripta de los Obispos”.

“Los resultados (…) son bastante alentadores en cuanto a la existencia de túneles en los alrededores de la Catedral, pero también han proporcionado información sobre la cimentación del edificio, así como de la presencia de más anomalías. Será necesario confirmar los resultados del estudio mediante la localización física de estas estructuras, específicamente aquellas que se han definido como túneles”, se consigna en el documento.
Los investigadores señalan que el estudio de tomografía 3D es el primero de tal envergadura que se registra en México, tomando en cuenta las dimensiones del edificio estudiado, y que la investigación proporciona las herramientas que podrán usarse a futuro.

¿Son túneles o drenajes?

“No es posible que sean drenajes, pues había 37 mil habitantes, y el drenaje se introdujo cuando se pavimentó la avenida Madero como parte de la carretera México-Guadalajara, que fue a principios de los años 30; entonces no es posible pensar en drenajes de esa magnitud en una población de menos de 40 mil habitantes, además de que en la Catedral no hay baños, ni salida al agua pluvial”, explicó José Carrillo.

Sobre los estudios, añadió: “Traían ellos equipos de primera generación que permitieron ver, entre otras cosas, los cimientos de la Catedral; se veía que estaba la piedra hasta labrada, que fue algo con lo que tuvo problemas el constructor Vicenzo Barrochio (Vicencio Barroso de la Escayola), que gastó más dinero del presupuestado, pero seguramente fue por eso, los cuales tienen hasta 7 metros de profundidad”.

tunel, morelia
(Foto: A Morelia Patrimonio de la Humanidad A.C.)

Puebla accionó; nosotros lo seguimos pensando: Ortega

Ortega Caire recordó que las autoridades de Puebla acudieron a Morelia “a ver lo que habíamos hecho; ellos no habían descubierto nada y nos invitaron a presentar el estudio, y al año ellos los encontraron y los abrieron; eso es precioso, la diferencia es que ellos lo hicieron y nosotros seguimos pensando si son o no son”.

Se ha proyectado extraer material que se haya derruido, ademar (reforzar con madera y concreto) algunos de los tramos, colocar iluminación y ventilación.

Le puede interesar: Túneles de Puebla, la antesala para impulsar los de Morelia

Planteó que el presupuesto que se previó es de 10 millones de pesos, que en el primer año se recuperaría.

Puso como ejemplo que en los túneles de Puebla cobran 27 pesos, pero hay descuentos. “Si la media es de 19 pesos y llevan un millón de visitantes, han recaudado 19 millones de pesos en un año”.

Enfatizó que su objetivo es darle a Morelia otro atractivo turístico; “no tenemos otro interés, sólo vigilaremos que todo sea por el bienestar de la ciudad”. Propuso un comité asesor integrado por doce investigadores especialistas en diversas disciplinas, y por el cardenal, Alberto Suárez Inda, quien permitió hacer el estudio.

¿Hay más túneles?

“El doctor Francisco Zepeda publicó un plano de los sitios donde pudiera haber túneles, basado en una carta de hace un siglo y es una relación de 30 o 40 sitios; eso nos animó a llevar a cabo un estudio que nos diera luz de la existencia de los mismos”, aseguró José Carrillo.

Agregó que hay testimonios de vecinos, como Salvador Ramírez, cuya casa se ubica entre Melchor Ocampo y Zaragoza, “quien hizo una reparación en su imprenta y encontró una traza del túnel, incluso encontró una reja”.

Refirió que está documentado en el libro del padre Gabriel Ibarrola Arriaga “Familias y casas de la vieja Valladolid”. Ahí se narra “que un canónigo de la Catedral y el capitán José María García Obeso hicieron un túnel para escapar, en la Guerra de Independencia, según el testimonio del hijo del mayordomo, quien declaró ante la iglesia que el túnel se hizo y se usó en la vivienda que está ubicada en Madero Poniente y Valentín Gómez Farías”.

Se dice que hay en San Agustín, en Palacio Clavijero, en el Carmen, e incluso en otras partes de la ciudad.

“Se pidió aportar información y se recibieron más de cien respuestas, pero cuando se quiere precisar, la gente dice que no saben en dónde están o que se les ha perdido, porque algunos piensan que les expropiarán su propiedad, lo que es improcedente”, concluyó.

Citas:

“El proyecto va caminando con solidez; tenemos el reto, lo podemos explotar turísticamente”. Raúl Morón Orozco, presidente municipal de Morelia.

“La diferencia con Puebla es que ellos lo hicieron y nosotros lo seguimos pensando”. Alfonso Augusto Ortega Caire, integrante de Morelia Patrimonio Cultural A.C.

“Los resultados son bastante alentadores en cuanto a la existencia de túneles en los alrededores de la Catedral”. René Chávez Segura, Instituto de Geofísica, UNAM

 

“No hay certeza de por dónde empiezan, por dónde acaban, la altura, anchura de cada uno de ellos. Lo que corresponda o toque cerca de Catedral será cuestión de que Arte Sacro, el señor arzobispo, tomen acuerdos para empezar a tramitar ese tipo de servicios turísticos”. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, obispo auxiliar de Morelia.

Por: Fátima Miranda/CA