El cuerpo de Yupik se mantiene en resguardo a temperaturas bajo cero, y según el director del parque, puede mantenerse así por más de un año sin sufrir afectaciones (Foto: Archivo)

Por: Andrea Bocanegra/@AndreaB09595812

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- No está descartada la posibilidad de que el cuerpo de la osa polar Yupik -que por 27 años albergó el zoológico de Morelia “Benito Juárez”– sea disecado. A la fecha, lo que se prevé es que sea utilizado para fines científicos o educativos, informó el director del parque recreativo, Josué Rangel Díaz.

(Foto: Cortesía)

En entrevista exclusiva para MiMorelia, explicó que la determinación sobre el destino final del cuerpo del apreciado ejemplar la tomarán la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) -instancia encargada de la regulación del uso y aprovechamiento de partes y derivados de los ejemplares- y el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, este último por ser la instancia que en 1992 entregó como préstamo a Yupik.

«Depende de lo que definan, porque hay leyes que regulan el tránsito de los ejemplares a nivel internacional, mientras tanto no sabremos cuál es el destino; hay interés de muchos lugares, porque evidentemente es un ejemplar del cual no se puede disponer tan fácilmente, como la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Michoacana, que ha manifestado interés por preservar algunas partes del ejemplar, con fines de investigación y educación», puntualizó.

A pregunta expresa, dado el interés público que generó el deceso de Yupik entre los michoacanos que al menos en una ocasión la observaron, durante casi tres décadas de estancia en el centro recreativo de esta ciudad capital, el directivo compartió que el cuerpo se mantiene en resguardo a temperaturas bajo cero, con énfasis -y sin asegurar que así ocurrirá- que éste puede mantenerse así por más de un año sin sufrir afectaciones.

«En el caso de la osa no hemos determinado cuál va a ser el destino, pero lo que sí te aseguro es que el destino que se realice es para apoyar a temas de conservación y de investigación», manifestó el funcionario.

Para concluir la charla, destacó que un ejemplar sin vida «todavía aporta mucho a la ciencia y al conocimiento, si se estudian sus aspectos anatómicos, para ayudar a mejorar las condiciones de los seres vivos».

Flv Nz