Si alguien es víctima de intoxicación por causa del arácnido, debe recibir atención médica (Foto: Archivo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Michoacán ocupa el cuarto lugar a nivel país en casos de intoxicación por picaduras de alacrán, con el 12.11 por ciento general, donde las personas del sexo femenino resultan las más afectadas.

Mientras en México, al primer trimestre del año suman 48 mil 669 atenciones en hospitales o clínicas por esa situación, de las cuales el 52.10 por ciento corresponde a mujeres de cualquier edad, con 25 mil 353. Las restantes 23 mil 316, en varones, para el 47.90 por ciento.

Todos están expuestos a dichas picaduras, incluso los bebés. En el citado periodo, 243 menores de un año debieron ser llevados a recibir ayuda médica. En tanto, los de uno y hasta 14 años de edad, suman 13 mil 639, el 28 por ciento del total.

De los 20 a los 44 años, 18 mil 565, equivalentes al 38.14 por ciento, y disminuyen los casos en mayores de 50 años, al tener 8 mil 009, el 16.45 por ciento, de acuerdo a datos de la Secretaría de Salud (SSA).

Jalisco encabeza la lista al registrar de enero a marzo pasados 9 mil 264 servicios. Abajo están Guerrero, 7 mil 763; Guanajuato, 6 mil 473, y Michoacán, 5 mil 897. Estos cuatro estados concentran seis de cada 10 en la República.

Respecto a nuestra entidad, sus casos representan en promedio 2.70 cada hora o 64.80 diarios e igual que en el país, la mayoría fue en las féminas, con 3 mil 081, el 52.25 por ciento, y los hombres, 2 mil 806, el 47.75 por ciento.

Como se ve, las picaduras alacrán son comunes en territorio michoacano, sobre todo en regiones calurosas. Puede provocar dolor en el sitio afectado, edema, sensación de adormecimiento, contracciones musculares, piel sudorosa y pálida e incluso, en una situación extrema, estado de agitación, vómitos acuosos, distensión abdominal, diarrea, cólico intestinal, perturbaciones visuales, dolores musculares y articulares, al igual que taquicardia.

Entre las recomendaciones una vez que se fue víctima de la intoxicación, debe inmovilizarse y tranquilizar al paciente; no usar remedios caseros y trasladarlo al centro de salud más cercano a recibir atención especializada a fin de evitar la propagación del veneno y consecuencias mayores; si es posible, llevar a la especie para conocer su tipo. Los síntomas empiezan a sentirse entre los 20 y 40 minutos después de la picadura, aunque si pasa una hora y no hay más que inflamación en el área dañada, se superará el problema con analgésicos.

De igual manera, se pide a las personas no tener contacto con ellos cuando se detecte su presencia, mantener las viviendas y los lugares aledaños libres de escombros, ladrillos, tejas, leña, maderas y tapar las grietas en las paredes y pisos.

Antes de acostarse se aconseja verificar entre las sabanas, abajo de las camas y cobijas que no haya un alacrán, ya que por lo regular este arácnido busca los lugares más cálidos dentro de las viviendas.