A raíz de esto dos hombres, de 27 y 67 años, sufrieron daños renales crónicos y están en riesgo de contraer cáncer; además, un becario de 23 años cayó en coma y ahora presenta daño cerebral permanente (Foto: pexels.com)

Alemania (MiMorelia.com/redacción).- Un sujeto fue detenido y sentenciado a cadena perpetua luego de envenenar con plomo y mercurio los sándwiches de sus compañeros de oficina, esto en Schloss Holte-Stukenbrock, Alemania.

El hombre, Klaus O., de años, fue sometido a juicio acusado de intento de homicidio el pasado jueves, luego de que una cámara de seguridad lo captara poniendo un polvo extraño en el sándwich de uno de sus colegas.

Dicho hecho tuvo lugar en mayo de 2018, y luego de ver la grabación, la policía realizó una redada en su casa, donde encontró en el sótano un laboratorio de química casero, además de una sustancia “más peligrosa que todos los agentes de combate utilizados en la Segunda Guerra Mundial, a decir del juez.

A consecuencia de esto, dos de sus compañeros, uno de 27 años y otro de 67, sufrieron daños renales crónicos por el envenenamiento con plomo y cadmio, mismos que están en riesgo de contraer cáncer.

Además, un becario de 23 años cayó en coma después de ingerir mercurio que el ahora sentenciado puso en su comida, y debido a esto presenta daño cerebral permanente.

Al parecer, Klaus estuvo envenenando a sus compañeros durante varios años, aunque se rehúso a hablar durante el juicio para aclarar el motivo de sus actos, pero se piensa que quería ver el declive físico de sus colegas por las sustancias ingeridas.

Flv Nz