Aaron Rodgers volvió a desplegar su magia para ganar partidos de manera más que dramática (Foto: NFL.com)

Estados Unidos (Rasadeportes.com).- Aaron Rodgers le robó el milagro a Dak Prescott y con un gol de campo de Mason Crosby de 51 yardas en la última jugada del partido, los Empacadores de Green Bay derrotaron 34-31 a los Vaqueros de Dallas en los Playoff Divisional para avanzar al Juego de Campeonato de la Conferencia Nacional.

Éste será recordado como uno de los partidos de postemporada más emocionantes en la historia.

Green Bay, que ganó su octavo partido consecutivo, visitará a los Halcones de Atlanta en el Georgia Dome por el boleto al Super Bowl LI.

Dallas, que fue el equipo sembrado número 1 de la NFC, vio terminada su temporada de ensueño con sus novatos Dak Prescott, quarterback, y Ezekiel Elliott, corredor, que consiguieron 13 victorias en temporada regular e impresionaron a propios y extraños por su desempeño, estadísticas y actitud.

Luego de un dominio de los “cabezas de queso” durante la primera mitad, en la que llegaron a tener 18 puntos de ventaja, los “Boys” tuvieron los arrestos para empatar 31-31 a 35 segundos del final. Sin embargo, eso fue tiempo suficiente para Rodgers, quien armó el ataque definitivo y, en situación de tercera oportunidad y 20 yardas por avanzar con 12 segundos en el reloj, completó un dramático pase de 36 yardas con Jared Cook hasta la 32 de los Vaqueros, lo que dejó 1 segundo en el reloj.

Crosby hizo bueno un primer intento, pero la jugada no contó porque Jason Garrett, entrenador en jefe de Dallas, pidió un tiempo extra para tratar de “congelar” al pateador de los Packers. Sin embargo, en el intento definitivo, Crosby envió el ovoide muy pegado al poste izquierdo, pero acertó para escribir un triunfo que será recordado por mucho tiempo.