Agregó que no está sorprendido de cómo un tribunal federal dejó en libertad al capo (Foto: dea.gov)

Por: Alina Espinoza

Estados Unidos (Rasainforma.com).- La DEA (agencia antidrogas de Estados Unidos) aseguró que seguirá buscando por “mar, cielo y tierra” a su enemigo público número uno, Rafael Caro Quintero, para que responda por el asesinato del agente Enrique Camarena Salazar, ocurrido en 1985.

El ex jefe de Operaciones Internacionales de la DEA, Mike Vigil, comentó que Caro Quintero podría estar escondido en la sierra de Sinaloa, por lo que se ha complicado su captura.

Agregó que no está sorprendido de cómo un tribunal federal dejó en libertad al capo, sin que las autoridades mexicanas avisaran a la embajada estadounidense.

También dijo que ni la Procuraduría General de la República (PGR) estaba enterada de que Quintero fue soltado en la madrugada del 9 de agosto de 2013, del Reclusorio Preventivo del Puente Grande, Jalisco.

Fue soltado como a las 3 de la mañana y se dio la fuga. Se me hace raro que lo hubieran soltado, no puedo entender las circunstancias que pudieron dejarlo libre, expresó el exjefe estadounidense.

Para el exjefe de la agencia estadounidense, Caro Quintero habría regresado al mundo del narcotráfico, ya que es lo único que sabe hacer.

Cabe mencionar que Enrique “Kiki” Camarena fue un gran amigo del exjefe de operaciones; en 1983, Mike fue trasladado a Medellín, Colombia, y ahí fue cuando se enteró del secuestro y asesinato de “Kiki” en Guadalajara, por lo que encabezó una investigación de los hechos.

Añadió que las redes del cártel de Guadalajara se extendían hasta Colombia, por lo que buscaron al hondureño Juan Ramón Matta Ballesteros, quien se casó con una mujer de Cali. También buscaban a Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca, Don Neto y Miguel Ángel Félix Gallardo.

“El Matta era el enlace del cártel de Medellín, del cártel de Cali y el cártel de Guadalajara, al que pertenecía Rafael Caro Quintero. Comencé a seguirle los pasos y lo capturé en Cartagena, Colombia; por poco hubo un tiroteo, y le iba a disparar en defensa propia y me dijo ‘no, no dispares, porque puedo salir de una cárcel, pero no de una tumba’”, explicó.

Ballasteros ofreció tres millones de dólares para que lo dejaran libre, propuesta que no aceptó. El hondureño logró escapar de la cárcel de La Picota, Bogotá, y huyó a Honduras, pero fue recapturado.

EL 9 DE AGOSTO DE 2013, LUEGO DE 28 AÑOS DE ESTAR DETENIDOS EN VARIAS PRISIONES DEL PAÍS, RAFAEL CARO QUINTERO DEJÓ LA CÁRCEL Y DESAPARECIÓ.

Un amparo otorgado por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, el Segundo Tribunal con residencia en Jalisco ordenó dejar en libertad al narcotraficante que en su momento ofreció pagar la deuda externa de México a cambio de dejarlo salir.

Hasta enero de 2015, el tribunal, en acato al fallo de la Corte, declaró nuevamente penalmente responsables a Rafael Caro y Ernesto Fonseca, “Don Neto” por los delitos de privación ilegal por secuestro y homicidio calificado del agente de la DEA, y del piloto mexicano, Alfredo Zavala Avelar.