Rosario, Sinaloa (MiMorelia.com/RED 113).- Los altos de este Pueblo Mágico se convirtieron en “zona de guerra” con el hallazgo de siete cadáveres mutilados y decapitados, que de acuerdo con autoridades locales y estatales, se trata de las personas que fueron privadas de su libertad el martes.

De acuerdo con familiares de los desaparecidos, quienes se dedicaban al corte de leña, éstos salieron el martes a la comunidad Picachos, cuando fueron interceptados por una gavilla que opera en la región.

Las víctimas fueron identificadas como Jesús “N”, de 49 años; Cirilo “N”, de 54; Alfonso “N”, de 22; José Alfredo “N”, de 24; Maximino, de 22; Rafael “N”, de 23, y Vidal “N”, de 26, todos originarios de la comunidad Palmarito, pero con domicilio en la cabecera municipal.

Según informó la Dirección de Seguridad Pública Municipal, los cuerpos y unidades cargadas con madera fueron localizados en el interior de un corral, durante un recorrido aéreo.

La zona en la que se realizó el hallazgo se localiza a dos horas de la sindicatura de Cacalotán. Las autoridades confirmaron que los cuerpos fueron mutilados con una motosierra que estas personas usaban para cortar madera.

Para recuperar los cadáveres fue necesario implementar un fuerte operativo policiaco-militar conformado por más de 100 elementos, con el apoyo de un helicóptero.

El Alcalde Arturo Flores Guzmán no dio declaraciones sobre este múltiple homicidio y tampoco el Director de la Policía Municipal, Jorge Sajarópulos Corona, para que informara sobre el multihomicidio.

Ya habían huido por miedo

De acuerdo con los testimonios de familiares, hace siete meses escaparon de su lugar de origen, en Palmarito, al recrudecerse la violencia en esa región y recibir amenazas.
Y desde hace tres meses, la zona serrana de Rosario no presentaba hechos de alto impacto como éste.

A finales de febrero y principios de marzo, al menos tres ataques entre bandas rivales y enfrentamientos con las fuerzas armadas, dejaron más de 10 muertos en esa zona de este municipio.

Este nivel de violencia alcanzado provocó el desplazamiento forzado de decenas de familias hacia Escuinapa y Mazatlán.

decapitados-sinaloa