talavera artesanía unesco patrimonio
También la talavera de España fue enlistada (Foto: unesco.org)

México (MiMorelia.com).- La talavera hecha por manos mexicanas, en específico en Puebla y Tlaxcala, ha sido catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el pasado 11 de diciembre.

A través de un comunicado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) reconoció la labor de los artesanos mexicanos y españoles, quienes lograron la inscripción de los «Procesos artesanales para la elaboración de Talavera de Puebla y Tlaxcala, México, y la cerámica de Talavera de la Reina y el Puente del Arzobispo, España«, en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Esta técnica artesanal mexicana es la primera inscrita en este enlistado de la Unesco

La distinción se otorga al considerar que se trata de conocimientos transmitido a través de los años, que ha tenido permanencia en una comunidad específica y que los identifica como parte de su patrimonio e identidad.

La Secretaría de Cultura expresa que esta inscripción es una oportunidad para proteger prácticas vivas, expresiones y procesos de producción y, principalmente, los saberes tradicionales relacionados con la talavera y erradicar las apropiaciones indebidas, evitar que se desvirtúen estos conocimientos y avanzar en la protección de los Derechos Colectivos.

¿Cómo nace este arte de la talavera?

El proceso de la Talavera parte de la mezcla de dos tipos de barro que le dan la composición que requiere para ser trabajado; una vez mezclados se lavan, se dejan madurar y se decantan.

Cuando el barro está en su punto se almacena en formas cuadradas llamadas tallas o balas.

Estas antes de tornearse se pisan y se amasan.

talavera pisada proceso
(Foto: unesco.org)

El barro está listo para empezar a hacer las piezas, estas pueden hacerse en el torno o con molde, dependiendo del tamaño y forma que se necesite realizar.

talavera molde
(Foto: unesco.org)

Un día después se retornean y se dejan secar; cuando las piezas están secas, se queman en el horno teniendo como resultado el “jaguete”.

Después de esto las piezas se vidrean y se pintan, una vez decoradas se hornean otra vez, para obetner así la pieza terminada.

talavera pintada
(Foto: unesco.org)

Por: Redacción/RMR