PROFEPA exhorta a la sociedad a no comprar loros, guacamayas y pericos, debido a que su venta está prohibida

Querétaro, Querétaro (MiMorelia.com).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), decomiso cuatro ejemplares de aves en categoría de riesgo dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 correspondientes a 01 Tucán real (Ramphastos sulfuratus); 01 Loro cabeza amarilla(Amazona oratrix); 01 Cotorra cucha (Amazona autumnalis);  y 01 Perico verde (Aratinga holochlora) en el Municipio de Pedro Escobedo, Querétaro.

En seguimiento a un procedimiento de aseguramiento precautorio, donde los inspectores de la Delegación Federal de PROFEPA en la entidad acudieron a un domicilio particular, en atención a una denuncia ciudadana, se constató la existencia dichos ejemplares pero su propietario no acreditó la legal procedencia de los mismos.

Por ello y al no desvirtuar, por parte del inspeccionado, las irregularidades que motivaron el aseguramiento de estos ejemplares, se ordenó el decomiso de las aves.

Una vez realizado el levantamiento del acta correspondiente, la PROFEPA  trasladó a los ejemplares a una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) autorizada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en la cual se les proporcionará el manejo adecuado a éstos, en espera de que transcurran los tiempos legales para dar el destino final a los ejemplares.

Los pericos, tucanes y las guacamayas están seriamente amenazados, ya que el tráfico ilegal para el mercado de mascotas, así como la destrucción de su hábitat, son las principales causas del deterioro de las poblaciones silvestres, por lo que la PROFEPA exhorta a la sociedad a no comprar loros, guacamayas y pericos,  debido a que su venta está prohibida.

El artículo 420 fracción cuarta del Código Penal Federal establece que el tráfico ilegal de ejemplares es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, y se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas se realicen con fines comerciales.