Yasmín Esquivel Mossa aclaró que actuará con total independencia e imparcialidad (Foto: @CanalCongreso)

Por: Alberto Valderrábano 

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Este lunes comparecieron ante la Comisión de Gobernación del senado, las candidatas a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para ocupar el lugar de la ministra, Margarita Luna Ramos. 

Sin embargo, quien llamó la atención de los senadores fue la aspirante Yasmín Esquivel Mossa, quien defendió su trayectoria jurídica e independiente, a pesar de señalamientos porque su esposo, José María Riobóo, es el constructor favorito de Andrés Manuel López Obrador. 

La aspirante a ministro de la SCJN sustentó su idoneidad y respondió a los cuestionamientos de los legisladores sobre su postura en diversos temas jurídicos y de control constitucional.

Esquivel Mossa, deslindó su carrera y trayectoria profesional del Andrés Manuel López Obrador, no obstante que su esposo, José María Riobóo, es empresario cercano y asesor del presidente.

Ante los senadores la aspirante a ocupar el puesto de la ministra Margarita Luna Ramos, advirtió que no es la mujer o la esposa de, como se pretende descalificarla.

“Mi historia en el ámbito público y jurídico no empezó hace unos meses ni tampoco hace unos pocos años y soy una mujer, que como millones de mexicanas me hecho por mí misma, con una historia propia, no soy la señora de, ni la esposa de. Conocí al ingeniero, a José María Riobóo hace siete años, yo ya tenía una vida consolidada profesionalmente, ya había sido magistrada federal, magistrada en la Ciudad de México, y años después conocí al ingeniero, con quien me casé a los cinco meses de conocerlo, hace siete años. Entonces, esa es mi historia con él, nunca ha tenido un asunto en la Suprema Corte y si lo llegará a tener, yo me excusaría de inmediato del conocimiento de ello”.

Yasmín Esquivel Mossa aclaró que actuará con total independencia e imparcialidad, vigilando que se cumpla la constitución y las leyes para impartir justicia en el máximo tribunal del país.

A su vez Celia Maya García y Loretta Ortiz Ahlf, también buscarán el lugar en la Corte.

Las aspirantes reiteraron que su cercanía con Morena y con López Obrador no las descalifica, porque de ninguna manera estarían al servicio del presidente, ni tendrían un sesgo partidista en su desempeño y resoluciones.