carlos torres piña
Torres Piña y Juárez Blanquet trabajaron juntos en el PRD (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El diputado federal, Carlos Torres Piña, demandó al gobierno de Michoacán que garantice la seguridad de Maribel Juárez Blanquet, presidenta municipal de Angamacutiro, y del resto de la familia del diputado, Erik Juárez, asesinado la mañana de este martes en esta capital.

Te puede interesar: Matan al diputado Erik Juárez Blanquet, en Morelia

Torres Piña y Juárez Blanquet trabajaron de cerca en proyectos políticos abanderados por el Partido de la Revolución Democrática (Sol Azteca), mismo órgano político al que abandonaron en febrero del año pasado para probar suerte en Morena.

En la entrevista colectiva que concedió el pasado 12 de febrero, el diputado local manifestó abiertamente que no se sentía cómodo en el partido guinda y aspiraba a ser parte de un proyecto de izquierda«en el que no sea la visión de un solo hombre la que represente a todos, aspiro a ser de una izquierda democrática, en donde las decisiones se tomen de manera horizontal o lo más colectiva posible».

Cuestionado sobre su relación con Carlos Torres, exlíder de la expresión ADN en el PRD Michoacán, quien ahora en su condición de diputado federal se muestra activo con la llamada Cuarta Transformación que encabeza Morena, dijo que Juárez Blanquet le refrendó su respaldo.

«Es un líder al que admiro, respeto y siempre que pueda voy a respaldar. Es uno de los activos políticos más valiosos de nuestro estado y de verdad sería una gran suerte para Michoacán que él fuera candidato a gobernador algún día o gobernador», apuntó.

Hoy, que Erik no estará para hacerle extensivo ese respaldo, Maribel Juárez Blanquet, exige justicia para que su muerte no quede sin castigo, «aunque para su familia y amigos es una pérdida irreemplazable».

Recordó: «Erik tenía 39 años y le arrebataron su futuro de la manera más cobarde. Era un político joven y con mucho apoyo en su región; había sido diputado local, federal y presidente municipal de Angamacutiro».

Por: Sayra Casillas/rmr