preservar extremidades afectadas
Este 13 de julio se conmemora el Día Internacional del Sarcoma (Foto Pixabay.com)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Entre el 90 y 95 por ciento de los pacientes que padecen sarcoma pueden salvar la extremidad en la que se presenta si cuentan con detección temprana y tratamiento oportuno, afirmó el jefe del Servicio de Sarcomas y Tubo Digestivo Alto, del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Rafael Medrano Guzmán.

En el Día Internacional del Sarcoma, el oncólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que este tumor maligno se origina en las partes blandas del cuerpo como el músculo, el tejido fibroso, algunas zonas de grasa, así como en los huesos.

Tiene una prevalencia mayor en las extremidades del cuerpo hasta en un 50 por ciento y en el caso del osteosarcoma, se presenta mayormente entre la primera y la segunda década de la vida, abundó.

Destacó que el Seguro Social cuenta con diversas opciones para atacarlo, que incluyen quimioterapia, radioterapia y tratamiento quirúrgico, que incluso cura el padecimiento al extraer el tejido dañado “dependiendo del tamaño del tumor, es el tipo de resección que se hace”.

Refirió que con las nuevas técnicas, aproximadamente un 5 por ciento de pacientes tienen que enfrentar una amputación tanto por afectación en tejido blando como en hueso y esto generalmente sucede cuando la detección fue tardía.

Rafael Medrano Guzmán puntualizó que todos los tumores pasan por cuatro fases por lo que es importante detectar signos y síntomas, de manera oportuna, pues mientras más rápido se inicie el tratamiento, mayor será la eficiencia de éste.

“Aquí generalmente tiene una ventaja el paciente porque ve el tumor, puede empezar como una pequeña bolita que se localice en alguna de las extremidades, tanto en brazos, como en piernas o muslos. De tal forma que se puede detectar”, subrayó.

Medrano Guzmán detalló que entre los factores de riesgo de padecerlo están el que familiares de primera línea hayan tenido cáncer, haber recibido radiación, tener antecedente de traumatismos severos mal atendidos y el consumo del tabaco, entre otros.

Explicó que cuando el paciente se presenta en una etapa avanzada del tumor, el Seguro Social cuenta con atención multidisciplinaria, “puede someterse a quimioterapia o radioterapia conjunta, y entonces lo que se hace es una terapia de conversión para que reduzca el volumen del tumor y entonces poder ofrecer esta terapia conservadora, como tal”.

El especialista mencionó que en el caso de pérdida de hueso, se cuenta con la opción de ofrecer prótesis tumorales, injerto microvascularizado con reconstrucción específica y de alto impacto.

Recordó el caso de una joven de 16 años con un tumor en la planta de un pie que implicaba amputación. Se le dio tratamiento con quimioterapia y radioterapia, se operó en forma multidisciplinaria, se le colocó un injerto y actualmente tiene 85 por ciento de movilidad autónoma.

“Podemos lograr un tratamiento óptimo, preservar la extremidad, dar buena calidad de vida y garantizar que afortunadamente nuestro Instituto nos proporciona todo lo necesario”, resaltó.

Hizo un llamado a que los derechohabientes identifiquen cualquier anomalía en su cuerpo, “la mejor oportunidad de un paciente con un sarcoma, es la primera, que desde ahí se haga un protocolo adecuado. Si se empieza a manipular por cualquier otro médico, se disemina más el tumor, dificulta la resección y puede llegar a una amputación”.

Detalló que cada año se suman aproximadamente 10 mil pacientes por sarcoma en México. Tan solo en Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, se otorgan entre 6 mil y 7 mil consultas anuales por este padecimiento, alrededor de 350 de ellos acuden por primera vez. En este mismo periodo se realizan aproximadamente 220 cirugías para la resección de un tumor de este tipo.

Boletín/PO