Miguel Ángel Mancera, indicó que su gobierno respeta la libre manifestación e hizo un llamado a no generar un clima de violencia

Ciudad de México (Rasainforma.com/Ariana Castellanos).- Este día se realizó una marcha en la Ciudad de México en protesta de los hechos violentos ocurridos el domingo 19 de junio en Nochixtlán Oaxaca, donde resultaron fallecidas ocho personas y más de 100 heridos.

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), distintas organizaciones sociales, estudiantes y ciudadanos en general se manifestaron en contra de la violencia en Oaxaca, además exigen castigo a los culpables y piden la renuncia de Gabino Cué, gobernador de Oaxaca.

Más de 40 personas fueron detenidas durante la manifestación por elementos de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) capitalina, según los testigos, quienes indicaron que las detenciones fueron arbitrarias.

Por su parte la SSP indica que detuvo a nueve personas que intentaron hacer pintas en las paredes de la representación de Oaxaca en la Ciudad de México, quienes llevaban los rostros cubiertos y portaban cohetones, piedras y pintura en aerosol.

A decir de los policías, los inconformes realizaron pintas en el suelo y comenzaron a alejarse de la zona, por lo que fueron escoltados por granaderos y en el cruce del Circuito Interior con avenida Thiers, agredieron a los policías, quienes comenzaron con las detenciones.

Se sabe que los detenidos fueron llevados al Juzgado Cívico número Cinco, en la calle Santa María la Ribera, en la delegación Cuauhtémoc y más tarde, Francisco Cerezo, integrante de un comité social, informó que han estado saliendo poco a poco.

Luego de estas detenciones, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, indicó que su gobierno respeta la libre manifestación e hizo un llamado a no generar un clima de violencia.

Por su parte dirigentes de la CNTE, indicaron que la lucha del magisterio continúa, con el objetivo de defender la educación pública y la liberación de los presos políticos.

De igual manera expresaron que a pesar de las agresiones administrativas, judiciales y violando la ley para imponer la reforma educativa, es necesario una mesa de trabajo con el gobierno. Y aseguraron “la lucha sigue, estamos más vivos que nunca. Revisemos cuanta inconformidad hay en todo el país, y no es de unos cuantos maestros”.