“En muchas escuelas, los maestros también son psicólogos, trabajadores sociales y hasta encargados de dirección, Erick Avilés (Foto Facebook: Secretaría de Educación del Estado de Michoacán)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- De los 72 mil 640 maestros activos actualmente en Michoacán, 42 mil 640 tienen clave federal y el resto son estatales; éstos últimos conforman la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), caracterizada por la implementación de movilizaciones y acciones de presión, mismas que según reportes oficiales van a la baja, en lo que respecta al ausentismo de profesores en las aulas.

De acuerdo con datos proporcionados por la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), en los últimos cuatro años sólo entre el 1% y el 5% de los disidentes se ausenta de las aulas para protestar, es decir, entre 300 y mil 500 docentes.

Antes de la entrada en vigor de la Reforma Educativa en el país, durante los años más álgidos del activismo magisterial en el estado, el 80% de los maestros michoacanos pertenecientes al ala disidente se ausentaba de las escuelas para bloquear avenidas, participar en marchas masivas o permanecer en plantón hasta más de un mes, sin que la autoridad aplicara los descuentos correspondientes u otras sanciones.

Las cifras de las autoridades educativas indican que en el nivel básico están adscritos 44 mil 332 profesores; 17 mil 700, en el medio superior, y en el superior, 10 mil 608, quienes están distribuidos en 11 mil 673 escuelas y 48 mil 130 aulas.

Por niveles, la Secretaría de Educación en el Estado (SEE) señala que en preescolar tiene un registro de mil 226 profesores; en primaria, 26 mil 029; en secundaria, 10 mil 577 maestros, y alrededor de 6 mil 500 distribuidos en escuelas indígenas, rurales, telesecundarias, entre otras.

(Foto Facebook: Secretaría de Educación del Estado de Michoacán)

Contraste en los salarios

El sueldo base de un docente frente a grupo es de 17 mil pesos mensuales; sin embargo, con los bonos que recibe, el salario llega a duplicarse; aun así, no se aproximan siquiera a las altas remuneraciones que obtienen los directivos, supervisores de zona o jefes de sector.

A partir de 1995, y hasta 2014, mediante diferentes minutas firmadas con los gobiernos en turno, los maestros y administrativos lograron 22 bonos cuya entrega se distribuye a lo largo del año, con un costo para el estado de más de mil millones de pesos, ya que para los maestros de educación básica, la hora-clase se paga en 293 pesos; mientras que un director de los Centros de Educación Básica para Adultos (CEBA) recibe cerca de 5 mil 681 pesos a la quincena.

Un profesor con base en primaria y preescolar, que está frente a grupo, tiene un salario de 9 mil 525 pesos; en tanto, el de educación secundaria recibe al mes menos de 12 mil pesos, ya que según la categoría del profesor es su remuneración mensual; por ejemplo, los que menos ganan son los adscritos a localidades rurales, con ocho a diez mil pesos.

En el portal de la nómina transparente del gobierno federal, en el apartado del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone), el líder estatal de la CNTE, Víctor Zavala Hurtado, recibe al mes un salario sin bonos de 6 mil 394 pesos, al ser un maestro egresado de una Normal y contratado por horas para impartir la asignatura de Educación Física.

El caso del ex dirigente magisterial Juan José Ortega Madrigal es diferente, ya que al tener una clave de profesor de primaria foráneo, su sueldo bruto mensual es de 14 mil 800 pesos. En estos dos casos no se toman en cuenta los bonos que perciben en el año, con los cuales su salario se duplica.

Por ejemplo, cifras del gobierno del estado señalan que dos directivos de la categoría E en Carrera Magisterial logran percibir al año un millón 448 mil pesos, sumando salario base, prestaciones y bonos, es decir, más de 120 mil pesos mensuales.

Los directores de primaria de la categoría A, al mes perciben un salario base de 9 mil 700 pesos, pero con los bonos aumenta a 21 mil 967 pesos.

Los inspectores de Zona de enseñanza en el nivel de primaria titulados ganan al mes 22 mil 537 pesos; un inspector de internados de enseñanza en el nivel básico, 15 mil 351 pesos; mientras que un subdirector de secundaria recibe 19 mil 112 pesos.

Nada que festejar en el Día del Maestro; condiciones precarias para el profesor

Por el abandono, precarización de su trabajo, los bajos salarios y el “agandalle perverso” de los líderes cupulares, la figura histórica del maestro en Michoacán ha perdido la esencia de aquel “apóstol” de la Revolución Mexicana considerado el transformador de las conciencias de los individuos, dijo el presidente de Mexicanos Primero, Erik Avilés Martínez.

A propósito del Día del Maestro, que este 15 de mayo cumplen 101 años de su primera celebración –en 1918 fue declarado oficial por el entonces presidente de México, Venustiano Carranza–, el especialista en temas educativos en el estado hizo énfasis en que el papel del formador en las aulas se ha ido degradando con el paso de los años por varios factores, el más importante de ellos, ligado a la responsabilidad de los gobiernos para mejorar los salarios de los trabajadores en el país, ya que en promedio el sueldo base no rebasa los 17 mil pesos mensuales, con carga horaria de ocho horas diarias de lunes a viernes.

La inflación, junto con el fenómeno estructural de la crisis económica que ha prevalecido en México, han hecho que el docente y cualquier otro trabajador no gocen de salarios bien remunerados; por tanto, están obligados a realizar dobles jornadas en distintas instituciones educativas para alcanzar el nivel de bienestar.

Avilés Martínez destacó que otro de los problemas es que las condiciones de los maestros todavía no responden a lo que estipula el artículo 123 constitucional, que señala la obligación del patrón de proveerles de materiales didácticos, útiles, herramientas e infraestructura para que puedan realizar sus labores, aunado a que deben pagar de su bolsillo los consumibles, así como traslados a las comunidades, sobre todo los supervisores, asesores técnico-pedagógicos o los jefes de enseñanza.

(Foto: Publimetro)

Para el presidente de Mexicanos Primero, los principales responsables de que los profesores michoacanos salgan a las calles a marchar, bloquear avenidas o instalar plantones, son los gobiernos, tanto federal como estatal, por tener en el abandono a los trabajadores de la educación y no atender demandas relacionadas con mejores condiciones laborales, desde contar con escritorios, salones dignos, materiales, un trato digno sin diferenciación de plazas, hasta que los trámites administrativos sean más flexibles.

El investigador no dejó de lado la perversidad de los líderes de las cúpulas sindicales, quienes durante más de una década en Michoacán se han aprovechado del maestro para lograr beneficios personales a costa de la precariedad en la que se encuentra la mayoría de los docentes; sin embargo, también son amenazados con el famoso “marchómetro” para que participen en las acciones de presión o pueden ser expulsados o sancionados.

R