Inseguridad
El gobierno federal debe hacer su tarea en materia de inseguridad con los instrumentos jurídicos y políticos (Foto: Guadalupe Martínez)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El diálogo con los delincuentes o líderes del crimen organizado no es una opción para disminuir los índices delictivos en el país, sino combatirlos a través de las instituciones del Estado Mexicano. A su vez, terminar con la inequidad social y la falta de Educación, coincidieron especialistas durante el análisis del libro, «Un Modelo de Paz y Seguridad Pública por México«.

En la sede del Poder Judicial del Estado de Michoacán, la tarde de este lunes se llevó a cabo una mesa de discusión en la que participaron rectores de Universidades, actores sociales y en materia de seguridad sobre la obra literaria escrita por el General de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Gerardo Mérida Sánchez y el magistrado de la Séptima Sala Penal, Víctor Barragán Benítez.

Durante el análisis del libro, la rectora de la Universidad Latina de América (UNLA), Mariana Sosa Olvera consideró que la inseguridad y los altos índices de violencia en Michoacán, así como a nivel nacional obedecen a una base en la injusticia social, la carencia de desarrollo económicos y de educación que permitieron a miles de jóvenes pertenecer a las filas de los grupos criminales.

A su juicio, mientras las autoridades no resuelvan el problema de raíz y que está asociado con generar más espacios educativos o generación de empleos, la inseguridad continuará perjudicando a miles de familias. Resaltó, que los altos índices de criminalidad, impunidad e inequidad en la distribución de la riqueza se generó por un gran rezago social que no ha podido atenderse por los gobiernos.

Recordó el despojo de bienes colocándolos en la iniciativa privada o en manos extranjeras, el rezago educativo, los delitos no investigados hasta las desapariciones forzadas, por ello, consideró que debe involucrarse toda la sociedad para tener paz y justicia social.

Por su parte, el editor del libro, «Un Modelo de Paz y Seguridad Pública por México», Jorge Orozco Flores, dijo no compartir la tesis que se menciona en la obra sobre el mantener un diálogo con los líderes de los grupos criminales puesto que para abatir a los cárteles se crearon las fiscalías autónomas, el mismo Estado Mexicano y sus instituciones que sirven para disminuir los índices de violencia, pero también mejorar las condiciones de un país.

(Foto: Guadalupe Martínez)

Insistió en que el gobierno federal debe hacer su tarea en materia de inseguridad con los instrumentos jurídicos y políticos.

En este tenor, el catedrático de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) Horacio Camacho Mercado coincidió en que el diálogo no es la solución a la problemática criminal, sino buscar estrategias eficientes y contundentes que permitan llevar a los delincuentes a prisión para evitar más delitos. Y reprochó, la otra teoría de que los grupos de autodefensa deben ser reconocidos en la Constitución como una manera de defensa contra los criminales, pues en su perspectiva, la justicia por propia mano no soluciona la situación sino al contrario se corren riesgos de empoderar a personas con armas de alto calibre.

«Vimos lo que pasó en Colombia cuando también se crearon autodefensas y nunca hubo paz entre las personas al contrario continuaron los enfrentamientos y conflictos. La inseguridad, es por la decadencia cultural, falta de educación y que los padres no hacen su tarea con sus hijos», remarcó.

Coincidieron, en que la educación es el camino a la paz, pues la ley no es basta para eliminar conductas ilícitas, por ello, debe ser a través de los salones de clase donde se inculquen los valores y la importancia de la conciencia social.

México un cementerio: Hipólito Mora

El fundador de las autodefensas en La Ruana perteneciente al municipio de Buenavista, Hipólito Mora Chávez, denunció que el país entero se encuentra en una grave crisis de inseguridad donde todos los días hay asesinatos en contra de personas civiles, elementos de las policía y del Ejército Mexicano por los grupos de criminales.

Por lo cual, consideró que «México es un cementerio«, ya que se han rebasado las cifras de homicidios en este año comparadas a las del 3018. Y en el caso de Michoacán, dijo que los asesinatos, el cobro de cuotas, así como la presencia del crimen organizado continúa en todas las regiones del Estado a causa de que las autoridades de gobierno están «coludidas» con los criminales.

Aunque dijo que nunca estuvo de acuerdo en tomar las armas para defender su patrimonio y a su familia, la situación de inseguridad lo obligó a luchar por su comunidad en la región de la Tierra Caliente, situación que no quiere volver a vivir debido a los cientos de muertos.

«No me van a callar y siempre diré que los gobiernos están con los criminales, yo lo viví desde el 2014. Mientras la gente no pueda transitar por las carreteras sin que te detengan para quitarte tu patrimonio o que la gente camine en paz, seguiré en la lucha», advirtió.

Por: Guadalupe Martínez/AV