Nalleli Pedraza Huerta señaló que el propósito de las iniciativas es que el gabinete se integre de manera paritaria, asimismo que se respete la equidad de género en los ayuntamientos (Foto Archivo)

Por: Maribel Nieves Aguilar/@Mnievesa

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Después de que se generara una discusión en el pleno del congreso local por más de una hora ante la solicitud de los legisladores, Nalleli Pedraza Huerta y Daniel Moncada Sánchez de modificar la palabra “deberá procurar” por “deberá asegurar” a las reformas de las leyes orgánicas de la administración estatal, la municipal y de procedimientos del congreso local en favor de la equidad de género, con 31 votos a favor los parlamentarios regresaron los dictámenes a comisiones para que nuevamente sea discutido.

Las comisiones unidas de Equidad de Género y Asuntos Electorales presentaron una serie de modificaciones a dichas leyes, sin embargo, consideraron que existía una ambigüedad en la redacción lo que permitiría que las autoridades no cumplan con la equidad de género si se lee “deberá procurar”, por lo que la legisladora señaló finalmente que «eso y no reformar es prácticamente lo mismo».

La diputada de extracción perredista señaló que el propósito de las iniciativas es que el gabinete del gobernador del estado se integre de manera paritaria, asimismo que se respete la equidad de género en los ayuntamientos y en la mesa directiva del congreso local, aunque principalmente es que durante las elecciones se elijan los ayuntamientos y sindicaturas en un 50 por ciento a favor de las mujeres, como ya se establece en las planillas de los regidores.

Para la legisladora el mensaje que envío la actual legislatura al no permitir el cambio de la redacción bajo el argumento de que el dictamen ya estaba firmado por el total de los integrantes y se había discutido en comisiones “es negativo”, pues en diferentes ocasiones todos los legisladores se han manifestado a favor del empoderamiento de las mujeres.

Precisó que al regresar el dictamen a comisiones se corre el riesgo de que “se quede se la congeladora legislativa” pues la iniciativa se presentó en octubre del año 2015, es decir, que tardó más de un año en pasar al pleno.