arzobispo, Carlos Garfias Merlos, violencia, confinamiento, Covid-19, Arquidiócesis de Morelia
El clérigo opinó que el incremento de violencia se debe a un cambio emocional que tuvieron las personas al cambiar su rutina diaria (Foto Facebook: Arquidiócesis de Morelia)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Otro de los retos al que se tendrán que enfrentar la sociedad y las autoridades, además del Covid-19, es el de poder disminuir el incremento de la violencia familiar o la agresividad en las personas que se provocó a partir del confinamiento social para evitar el contagio del virus, apuntó el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos.

En videoconferencia virtual, el clérigo opinó que el incremento en casos de violencia en una ciudad como Morelia, por ejemplo, se debe a un cambio emocional que tuvieron las personas a partir de cambiar su rutina diaria además de la crisis económica que padecen algunos sectores de la población.

“Es una reacción y una situación muy predecible por la falta de preparación para estar en casa, las circunstancias de desequilibrio emocional es por lo que se exacerba la violencia, surge la violencia familiar, la agresividad entre unos con otros”, comentó.

El arzobispo informó que en el caso de Arquidiócesis de Morelia se ofrece apoyo psicosocial, espiritual y emocional a través de los “centros de escucha”, mientras siga en estas condiciones de aislamiento social, aunado a las crisis diferentes crisis que pueden sufrir.

En ese sentido, el arzobispo refirió que la recomendación es que las personas se queden en su casa, por lo que aquellos que tienen que manifestarse en las calles por la crisis económica que sufren, a partir de las medidas contra el Covid-19, lo hagan con respeto.

“Siempre habrá que recordarle a los manifestantes, que así como piden que se respeten sus derechos, presentan sus propuestas y peticiones, puedan respetar el derecho de los demás, es un poco el llamado que se les tendrá que hacer”.

En otro tema, Garfias Merlos destacó que durante el confinamiento de las personas por el Covid-19, se tuvo un “rebrote” del culto religioso y las actividades de la Iglesia católica se multiplicaron durante esta pandemia, además de que se han respetado las medidas sanitarias en las eucaristías de culto privado.

“Parecía que se iban a cerrar los templos y eso iba a poner en inactividad a la iglesia, afortunadamente ni se cerraron los templos ni se suspendió el culto, los templos están abiertos para quienes desean acercarse a orar lo hagan pero cumpliendo con todas las normas de prevención”, comentó.

Por: Josimar Lara/SJS