pruebas, VPH
El cáncer de cuello uterino es 100 por ciento prevenible a través de distintas acciones (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- Con el propósito de realizar diagnóstico y tratamiento oportuno del Virus del Papiloma Humano (VPH), y cáncer de cuello uterino, la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), dispone de 74 mil pruebas de detección a mujeres, informó la titular de la dependencia, Diana Carpio Ríos.

La prueba de detección de VPH es muy sencilla, se realiza a través de una toma de muestra similar a la del papanicolau, pero sin ningún extendido, sólo introducen el cepillo en un frasco con conservador y se envía a el Laboratorio de Biología Molecular para analizarlo.

El cáncer de cuello uterino es el crecimiento, desarrollo y la multiplicación de manera desordenada de las células del cuello del útero (o matriz). Se asocia a la infección por el virus de papiloma humano, el cual se transmite por contacto sexual y afecta a 8 de cada 10 personas (hombres y mujeres) en algún momento de la vida; sólo una de cada mil mujeres con infección por este virus puede desarrollar cáncer, puntualizó, la funcionaria de los servicios de salud en la entidad.

Es importante mencionar que el cáncer de cuello uterino es 100 por ciento prevenible a través de cuatro acciones: vacunación contra VPH, uso de condón, no consumir tabaco y detección oportuna por lesiones precancerosas; por ello, la importancia de concientizar e informar a la población femenina sobre la aplicación de la prueba de VPH.

La SSM realiza los tamizajes en los centros de salud de todo el estado para la detección, diagnóstico y tratamiento de Cáncer de Cuello Uterino, las pacientes con lesión precursora de este tipo, son referidas a las clínicas de Colposcopía ubicadas en el Hospital de la Mujer, el General “Dr. Miguel Silva”, en Morelia y los nosocomios de Zamora, Zitácuaro, Uruapan, Lázaro Cárdenas y el Centro Estatal de Atención Oncológica, este último también atiende los casos de cáncer.

Por ello, la SSM hace un exhorto a las michoacanas de 25 a 34 años, a que acudan a realizarse su papanicolau (cada tres años) y a las de 35 a 64 años a realizarse su prueba oportuna del VPH (cada cinco años) y así poder disminuir los índices de morbi-mortalidad de dicho padecimiento, el cual actualmente ocupa el segundo lugar de muerte a nivel nacional.

AC

Compartir