Dirigió a las autoridades hasta el lugar en el que violó a su prima y donde abandonó su cuerpo (Foto: Especial)

Estados Unidos (Rasainforma.com/Redacción).- A las 22:26 horas de este miércoles, fue ejecutado Rubén Cárdenas Ramírez con inyección letal en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria, en Huntsville, Texas.

Luego de que la sentencia de muerte se retrasara por más de cuatro horas, y que la defensa del mexicano interpusiera apelaciones ante la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos falló en contra de Cárdenas Ramírez pasadas las 21:00 horas.

Desde temprana hora la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Nueva Orleáns, también, rechazó el argumento legal de la defensa del mexicano, quienes señalaban que las autoridades había violado sus derechos al impedirle divulgar evidencia que hubiera hecho posible una segunda prueba de ADN.

Cárdenas Ramírez murió a los 47 años de edad. Era originario de Irapuato, Guanajuato, y fue sentenciado a la pena de muerte por la violación y muerte de su prima hermana, Mayra Azucena Laguna, de 16 años de edad el 22 de febrero de 1997 en la comunidad de Edinburg, al sur de Texas.

Los padres de familia de la fémina reportaron como desaparecida a su hija y, durante el transcurso de su investigación, la policía interrogó a Cárdenas, quien se presentó de forma voluntaria a declarar en aquel entonces.

En ese tiempo, pasó más de 10 horas en el interrogatorio que realizaron nueve policías quienes lo cuestionaron sobre la desaparición de Mayra.

Pese a ser ciudadano mexicano, no recibió información respecto a su derecho para recibir asesoría del personal del consulado de México, tal y como lo obligan los acuerdos consulares de la Convención de Viena.

El oriundo de Irapuato aceptó que había cometido tal delito y dirigió a las autoridades hasta el lugar en el que violó a su prima y donde abandonó su cuerpo.

Cárdenas Ramírez fue arrestado y posteriormente hizo lo propio con su amigo Tony Castillo, como co-acusado y quien también estuvo implicado en el hecho.

ljcr