La próxima semana el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, va a dar a conocer un decreto (Foto Facebook: Silvano Aureoles Conejo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La próxima semana el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, va a dar a conocer un decreto que establece que aquellas superficies, que hayan sido incendiadas para provocar un cambio de uso de suelo, se van a destinar a áreas de restauración, bajo resguardo del gobierno del estado, aseguró el secretario de Medio Ambiente, Desarrollo Territorial y Cambio Climático (Semaccdet), Ricardo Luna García.

Además de la red de 60 Áreas Naturales Protegidas en donde se resguarda ante posibles atentados, con el decreto, el Ejecutivo estatal no va a permitir la siembra de aguacate ni otros cultivos, pues “no porque sea propietario, ello le da el derecho al cambio de uso de suelo”.

El funcionario estatal expuso que actualmente existen un millón 500 mil hectáreas con vocación forestal en la entidad, pero una cantidad igual ya se perdió en tan sólo 20 años, lo cual, de continuar esta tendencia, hablaría de que en dos décadas ya no habría bosques con consecuencias funestas para los seres humanos, destacó.

La relevancia radica en que se pierde biodiversidad, los incendios arrasan con la flora y la fauna, se pierden especies, aves, polinizadores, por ejemplo en Tacámbaro hay abejas meliponas, abejas melíferas y polinizadores, así como los murciélagos.

(Foto: cortesía)

Además de una cantidad importante de mamíferos como venados, liebres, armadillos, tlacuacahes, gatos montés y pumas.

En este momento, se produce plantas en la Comisión Forestal de Michoacán (Cofom) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor), así como en los ayuntamientos para en junio que entre temporada de lluvias y el suelo empiece a humedecerse se haga el arranque de reforestación. Se les dará prioridad a las tierras siniestradas por incendios.

“Es importante que la ciudadanía haga eco del llamamiento que hacen las autoridades porque el 90 por ciento de las conflagraciones es intencionado, unos por el tema del cambio de uso de suelo para sembrar aguacate, como el cerro de los Tres Picos, en Tacámbaro. “Ha sido el más fuerte que hemos tenido, llevábamos mil hectáreas afectadas y ahora arriba ya dos mil hectáreas”.

Otro tema es el de los agricultores que queman el rastrojo de parcelas, como en Tuxpan, que se les salió de control y quemaron el bosque y hay otro incendio en Uruapan, en la comunidad indígena de San Francisco, Capácuaro.

Por: Fátima Miranda/SJS