Las cosas dan un vuelco, después de las elecciones del domingo anterior y me gustaría arrojar algunas conclusiones, así como algo de prospectiva política y electoral.

Los ganadores, que no lo ganaron todo:

Sin duda, el PAN ganó, por la cantidad de votos que obtuvo, en términos generales. Fue el partido más votado el domingo anterior. Sin embargo, MORENA lo superó haciendo alianzas electorales con el Partido Verde y con el PT. MORENA les arrancó dos gubernaturas que eran panistas desde hace tiempo (Baja California y Puebla).

MORENA ganó haciendo alianzas electorales. Ganó dos gubernaturas, pero perdió en cantidad de votos, como partido individual, lo cual quiere decir que los partidos satélite le irán arrancando energía al propio MORENA y podrían jugarle en contra en temas como imagen y reputación de marca.

Los perdedores, que lo perdieron casi todo:

El PRI quedó prácticamente borrado en los comicios del domingo anterior por la bajísima cantidad de votos obtenidos. Tan solo una tercera parte de los votos que obtuvo Acción Nacional. Sin embargo, ganó algunas alcaldías, desde donde podrán apoyarse para hacer frente a circunstancias -como lo hacen todos los partidos políticos de este país- tomando recursos materiales, humanos y económicos.

El PRD, quedó sepultado como partido político nacional. Sin embargo, ganaron la oportunidad de quedar como un partido pequeño, pero más limpio para reinventarse; claro, si así lo quieren ver. ¿Por qué? Porque muchas de sus tribus que los dinamitaron desde adentro, ya están en otros partidos y eso, aunque parezca que no, es una debilidad que puede convertir en fortaleza.

Esta idea la pienso más, hacia los grupos políticos que se quedaron en el PRD, como por ejemplo, el grupo político del Gobernador de Michoacán Silvano Aureoles, a quien se le acomoda el escenario. Siendo pocos grupos al interior, el grupo del Gobernador michoacano podría hacerse del partido a nivel nacional; eso sí, tomarían un partido pequeño, con lo bueno y malo que ello implica.

En términos generales, así aprecio las cosas, pero además, involucro una variable más que acabo de conocer y me parece digna de análisis: El “Índice de medición gubernamental; quién es quién entre los gobernadores de México”, elaborado por Campaings & Elections México (en español).

Es a partir de este ejercicio de mediación, que me atrevo de decir que Silvano Aureoles Conejo, Gobernador de Michoacán, aún tiene vida y perspectiva política hacia adelante. No es algo nuevo que digo y explico el por qué lo pienso.

Para mí, Silvano Aureoles es un barco que flota, a pesar de la complejidad de gobernar una entidad prácticamente quebrada en sus finanzas públicas, con grupos magisteriales insaciables y con fuerte violencia. Flota, porque tiene determinación para hacerse competitivo y porque el tablero se le acomoda.

Considere usted esta premisa de Marketing Político: “la mitad de tu próximo triunfo electoral, lo estás edificando durante el gobierno que desarrollas”. En suma, el gobierno es tu mejor campaña política y electoral y el estudio demoscópico del que hablo, muestra números que indican que el Gobernador de Michoacán no estaría siendo mal visto por los ciudadanos en su ejercicio de gobierno.

La metodología del estudio:

El estudio se levantó entre el 28 de abril y el 31 de mayo de 2019, y se hicieron 19 mil 200 encuestas telefónicas (600 por entidad federativa). El margen de error del estudio es de +/- 4.9%, con un intervalo de confianza del 95%.

Los resultados:

En cuanto a la medición del desempeño gubernamental, en Gobernador que obtuvo el primero de los lugares, fue el de Yucatán (53.9%). En la posición número 8, apareció el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles (37.2%), y en el último lugar, en el sitio 31, se posicionó el Gobernador del Estado de México (23.8%). Estar en el lugar 8 de 32, me parece positivo.

En cuanto a la medición de popularidad de los gobernadores, el perredista de Michoacán no fue evaluado -al igual que Movimiento Ciudadano y el Independiente de Nuevo León-, porque así lo determinó el propio estudio. Aquí lo interesante, es apreciar que los gobernadores mejores evaluados son los del PAN, seguidos por los del PRI y en último lugar, los gobernadores de MORENA.

En conclusión:

Silvano Aureoles aún tiene en sus manos el competir en política. Sigo pensando que tiene dos escenarios viables: la Presidencia Nacional del PRD y competir por la candidatura de su partido político rumbo a la Presidencia de la República. Yo no lo doy por muerto, porque los ciudadanos mexicanos son volubles en su forma de ver las cosas. A un gobernante se le vapuleó durante 18 años por su afán de ser Presidente de México y hoy, lo es. Para mí, Silvano, aún flota.

* El autor, tiene estudios de doctorado en Política, de maestría en Ciencia Política, de maestría en Neuromarketing, así como de licenciatura en Derecho.
www.esferacomunicacionestrategica.com.mx