De nada en esta vida tienes la certeza solamente de 2 cosas: La muerte y los Impuestos. Aunque no lo creas ambas cosas están tan relacionadas que, si te preparas como debe de ser, una te regala un pase para que no lidies con la otra.

Me explico; si te mueres con disciplina tu gente no pagará impuestos. Sé que suena medio sangrón el decirte que te mueras con disciplina pero, como le hacía el pozolero; te lo doy por partes.

Muchos mexicanos contamos con algo de patrimonio que puede ser pequeño o grande el cual se lo dejaríamos a nuestros familiares si, de repente, colgamos los tenis. Hoy no voy a entrar a detalle en el caso de que quieras dejar casas, terrenos, las alhajas de la abuela o cualquier objeto de valor. Hoy solo vamos a platicar de cuando dejas dinero.

Si tienes algún ahorrito o alguna inversión lo más probable es que lo tengas guardado en algún tipo de institución financiera AUTORIZADA en México. Si donde lo tienes no está REGULADO por la autoridad no voy a hablar de ti por menso.

Ahora, regresando al caso de que tengas tu lana guardada en una institución seria; al momento que abriste la cuenta te pidieron que registraras algún(nos) beneficiario(s) en caso de fallecimiento. Lo que nunca te explicaron es que, si te llegas a fundir, por supuesto que esas personas podrán ir a cobrar ese dinero que tenías guardado pero ¿qué crees? Que tendrán que pagar impuestos. Si, así como lo oyes, cuando tus beneficiarios reciban tu lana deberán registrarla como algo que los contadores llaman “Ingreso Acumulable” y deberán pagar el impuesto sobre la renta correspondiente y que podría ser de hasta el 35% de ese dinero.

Aquí es donde se basa mi comentario de morirse con disciplina y aplica principalmente a aquellas personas que no tienen preparado un plan de sucesión, es decir, no tienen arregladas sus cosas por si se mueren. Aunque déjame decirte que esto aplica para todos pero si seguimos la tendencia natural de que primero mueren los que tienen más edad, pues deberían ser ellos quienes más importancia deben darle a este tema.

El morirse con disciplina no implica solamente el dejar todo muy claro y definido, sino que debemos buscar la mejor manera para que, aparte de dejarles una lanita no les dejemos también esa cita arreglada con lolita.

El artículo 93 de la Ley del ISR describe cuales son los ingresos por los cuales no se deben de pagar impuestos. Específicamente dentro de ese articulote (sin albur) hablo de la fracción XXI (veintiuno, por si te saltaste la clase de números romanos en la primaria). Esta parte de la ley nos aclara que, si tus beneficiarios reciben dinero de tu parte originado en una póliza entonces lo tendrán libre de polvo y paja.

Como todas las leyes la descripción no está así como tan fácil de entender por lo que te la pongo en pocas palabras. Si conviertes tu cuenta de ahorro o de inversión en póliza de ahorro o inversión entonces dejarás pura lana pero sin la obligación de pagar impuestos.

Puede sonar muy fácil pero actualmente hay muchas instituciones que manejan muchos tipos de productos que cumplen con estos requisitos por lo que seleccionar uno puede ser una tarea no tan sencilla. Es por esto que, como cada semana te digo, acércate a un asesor financiero. No le hagas al todas mías porque si no entiendes a la perfección este tipo de instrumentos podrías acabar en manos de un coyotazo que termine perjudicándote o comprometiéndote y lo que empezó como un muy buen plan termine siendo una muy mala experiencia.

Una póliza de ahorro no sólo protege la lana que ya tengas sino que, si llegas a chupar faros (nunca entendí ese dicho) antes del vencimiento, esa lana que dejas podría multiplicarse para los que se quedan.

Como siempre, la clave está en la información que puedas obtener y la mejor forma es acercándote a un especialista. Pregunta, infórmate y deja las cosas listas para morirte con disciplina. La clave está en la Inteligencia en Seguros.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi Twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/

rmr