lucero pacheco

El próximo 1 de junio comenzará una nueva convivencia; a nivel nacional empieza a operar el sistema semaforizado del Gobierno Federal, muy controversial por ser poco funcional para algunos sectores y, en definitiva, una rareza para los científicos.

Por otra parte, en Michoacán, de manera paralela se reanudarán las actividades para la nueva convivencia, la cual será por etapas, sujetas al comportamiento social y al monitoreo de contagios por municipio.

A nivel nacional, las autoridades que encabezan la estrategia ante el Covid-19 han anunciado que será a partir del próximo lunes que el país transite hacia una nueva etapa de desconfinamiento, y la idea es que este plan sea a través de un semáforo, que funcionaría como un indicador de contagios para todo el territorio nacional.

Se puede o no estar de acuerdo en esto, pero la reapertura no debe centralizarse, dado que cada municipio y estado en nuestro país tiene sus propias características, sus propias particularidades y dinámicas. Hay estados en los que no se ha alcanzado la famosa curva de la pandemia y otros en los que, gracias a las medidas estrictas, van conteniendo los contagios.

En lo que respecta a Michoacán, el gobierno del estado ha anunciado que ya tiene lista la estrategia y los ejes que marcarán el inicio hacia la nueva convivencia, la cual contempla tres fases de reapertura gradual, acompañadas de medidas sanitarias en sectores claves y un monitoreo regional.

De tal forma, por cada municipio se llevará un seguimiento puntal de cifras y eso le permitirá transitar a la siguiente fase, todo ello sujeto al comportamiento social, es decir, que si los ciudadanos comienzan a relajar las medidas y eso ocasiona que aumenten las cifras de contagios, se volverán a aplicar restricciones más severas para esa región o municipio.

Esta nueva convivencia exige de la corresponsabilidad de todas y todos, porque es una apuesta muy grande la que está haciendo el gobierno, dado que aún nos encontramos en fase de emergencia y los contagios se concentran en dos regiones.

Sin embargo, si todos cooperamos y asumimos la responsabilidad que nos toca ,podemos transitar a una nueva fase que nos permita ir paso a paso abriendo los sectores que le dan vida al estado.

Es cierto que esta crisis ha golpeado a los más vulnerables, pero también a la economía que hace fuerte al estado y la que genera empleos; hoy urge reactivar esos sectores claves para hacer frente a la otra crisis que viene: la económica.

Nadie puede decirse ajeno a este problema, por eso el llamado a la corresponsabilidad y conciencia ciudadana; hay que tener claro que estas acciones traerán un buen resultado en la medida en que todos cooperemos y aprendamos a vivir en esta nueva realidad.

Alejandro Magno nos dejó una frase útil para estos tiempos: “De la actitud de cada uno, depende el futuro de todos”.

R