lucero pacheco

El problema con los seguidores de Morena es que interpretan la historia de manera tramposa. Por ejemplo, el delegado del gobierno federal en el estado, desde su cuenta en redes escribió: “Luis XIV dijo: ‘El Estado soy yo’ –sintetizando en esa frase al absolutismo–“. Y agregó: “Igual de anacrónica e ilegal es la postura de los gobernadores de la @AFederalista …”

“L’estat C’est Moi”/El Estado soy yo. La frase significa que el gobernante encarna al Estado, que su voluntad es la suprema ley, y que no hay nadie por encima de él; conjugar Estado con gobierno personal. ¿Les suena familiar? ¿En qué momento el gobierno federal puede excluir o borrar a actores que lo integran?

Si nos vamos a los hechos, desde Palacio Nacional se administran los fondos, fideicomisos, se decide qué obra es la de mayor importancia para el monarca, se decide sobre la Guardia Nacional, se crean partidos políticos satélites a Morena, se decide sobre órganos autónomos, se libera a delincuentes, se persigue a adversarios políticos, se decide quién es corrupto y quién no, se decide a discrecionalidad en qué gastar el dinero.

Y bajo esa política se decide arrebatar los recursos. Todos estamos de acuerdo en que los apoyos a los sectores vulnerables deben otorgarse, el problema es que no sabemos cuánto de ese recurso verdaderamente está siendo destinado a ese fin.

Asiste la razón a los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista, que están dando la cara y se están atreviendo a cuestionar el modelo de administración del recurso. Una ley se reforma para mejorar lo que ya no funciona, jamás en retroceso. Porque por cada peso que Michoacán envía a la federación, nos regresan 20 centavos.

Esta semana, desde la mañanera, se retó a los gobernadores a consultar a sus ciudadanos para saber si están de acuerdo en abandonar el pacto fiscal. Claro que los gobernadores le tomaron la palabra.

En una encuesta publicada el 28 de este mes, y elaborada por Massive Caller, el 64% de los michoacanos votó por que los impuestos que pagan los ciudadanos de Michoacán se deben destinar mayoritariamente a atender las necesidades y problemas de Michoacán. Y 66% considera injusto que el gobierno federal se quede con el 80% de los impuestos, y los gobierno estatales y municipales, con el 20%. Esa encuesta apenas fue una probadita.

Sin duda, en Palacio Nacional entienden perfectamente la dinámica de las consultas, ellos las crearon. Han consultado tanto que no permitirán que los gobernadores opositores jueguen una posición ventajosa. No pueden aceptar contrapesos a  caprichos personales.

El día de ayer (miércoles), la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) respaldó y se sumó a la petición de los integrantes de la Alianza Federalista para un nuevo acuerdo financiero y fiscal para los estados.

El grave riesgo de seguir atizando desde Palacio Nacional y no atender a los gobernadores puede desbordarse y atizar viejas rencillas entre los estados del norte, sur y centro; seguir polarizando al país. Y quien más empeño debería poner en mantener la unidad es el presidente. Al tiempo.