Por: Carolina Zambrano/@Caroz_ZaC 

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Paso a paso avanzó la muerte y en el camino se topó con sus comadres; todas ellas catrinas, por las históricas calles de Morelia, se contoneaban elegantes.

Los mortales en vez de temerles se quedaron asombrados por tan variada belleza. Tenían ganas de que se los llevaran a un baile o a pasear por la plaza. Sin embargo, orgullosas y tranquilas, las catrinas siguieron su alegre trayecto en plena Noche de Muertos.

Decían las autoridades municipales que son próximamente dos mil 500 flacas con vestidos pomposos. Ellas, la mayoría del tiempo permanecen serias, pero hoy, al ver los altares de cempasúchil, luces de veladoras y ofrendas, sonrieron inevitablemente, pelando el diente a curiosos y turistas.

Su alegre paso siguió por toda la Calle Real de la antigua Valladolid, hasta llegar a la cerrada de San Agustín, donde orgullosas desfilaron en pasarela para lucir sus vestidos y que fuera elegida la más bella.

Así solo una se coronó como la reina, dejando perplejos a quienes la miraron de cerca.
Las flacas siguieron yendo por la ciudad de la cantera rosa, recorriendo las 15 plazas que esta noche recibieron a los difuntos; pues caminos de flores, veladoras y altares ya los esperaban para que supieran que los vivos aún no los olvidan.

 

ljcr