(Foto: FB/Elsa Ávila)

Asia (MiMorelia.com/Redacción).- Elsa Ávila se ha convertido en la primera mexicana y tercera latina en conquistar la montaña más alta del planeta Tierra, el Everest.

En 1999 Ávila tuvo su primer intento de llegar a la cima del Everest, sin embargo a 98 metros de la cima sufrió un cuadro de hipoxia hecho que la obligó a desistir; 10 años después lo ha logrado.

«Lo más hermoso del Monte Everest es el intenso azul del cielo. Todo es puro a 8.000 metros, de un azul tan profundo que se siente atracción. No sé explicarlo, es algo capaz de succionar y aunque no soy religiosa, allí sentí una presencia divina, algo superior y me sentí pequeña y humilde», relata Ávila.

La también madre de dos hijos, graduada en Ingeniería Civil por la Universidad Autónoma Metropolitana en la Ciudad de México ha participado en 8 expediciones a los Himalayas, 6 veces superando los 8,000 m de altitud,  destacando el ascenso en 1987 al Shisha Pangma de 8,047 m logrando ser la Primera Mujer Latinoamericana y la más joven del mundo en ese momento,en escalar una cumbre de más de 8,000 m.

«Mi vida ha sido como una montaña rusa. A veces estuve arriba y otras abajo y he aprendido a vivir así, a sacar la alegría de estar aquí y el optimismo», declaró Elsa.

También logró el Primer Ascenso Femenino Mundial a la Aguja Poincenot en la Patagonia en el extremo austral, y dentro del Círculo Polar Ártico nuevas rutas como la cara sur del Svanvhit (Isla de Baffin), Primer Ascenso Mundial. Montañas cuya dificultad técnica se mezcla con las condiciones climáticas adversas.

Su esfuerzo ha sido reconocido por las autoridades, siendo galardonada con el Premio Nacional de la Juventud en 1985; “Premio al Mérito Editorial” por su libro “Encuentro con el Himalaya, la aventura de la Esperanza”, 1991; “Deportista del Siglo XX” en alpinismo por la CONADE y el Gobierno de la República, 1999; y cuenta con un Lugar en el Salón de la Fama en la CONADE.

CA